Washington reforzará la antena de Usaid en Las Palmas

Estados Unidos anunciará en septiembre que reforzará la antena de Usaid en el puerto de Las Palmas tras pedir autorización a España como medida de respaldo al aumento de inversiones en África occidental, según pudo confirmar este miércoles Puertos928. Esto técnicamente tiene poco impacto a efectos portuarios pero ayuda a la llegada de otras empresas nortemericanas asocien Las Palmas a seguridad juridica a pesar de la dantesca imagen internacional que trasladan las patronales sectoriales con sus guerras de poder contra los funcionarios.

Los estadounidenses están confirmando su ambición de ganar fuerza entre los socios comerciales del continente. Y no es ningún secreto que este impulso es impulsado por su deseo de contrarrestar a los chinos. Aunque Beijing mantiene una ventaja significativa, la pandemia ha sacudido considerablemente las cadenas de suministro y valor, creando posibles yacimientos de negocio al Puerto de Las Palmas.

La era posterior a Covid es también la del (re)posicionamiento estratégico y el puerto de Las Palmas ya está en esa agenda. Las potencias mundiales están reactivando sus cartas. Además de Estados Unidos y China, la Unión Europea (UE) quiere estar muy presente, en particular para la recuperación económica en el continente africano. Y Canarias es una de las bases que se empleará en ese asalto siempre que se liberalicen servicios.

Inicialmente, la idea era que DFC, el banco de desarrollo de los Estados Unidos, anunciase a finales de 2020 la presencia de un técnico con sede en Las Palmas capital pero finalmente será en las embajadas donde se desarrolle su trabajo. La Corporación Financiera de Desarrollo de los Estados Unidos ha lanzado su programa de asesor de inversiones en África, que consiste en el establecimiento de un equipo basado en el continente y desplegado dentro de sus oficinas institucionales. Misiones: encontrar oportunidades de inversión; apoyar el trabajo de las embajadas y misiones de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

DFC se formalizó el 1 de octubre de 2019 con un presupuesto de 60.000 millones. Unos días antes, el presidente Donald Trump, con «aprobación unánime» del Senado de EE.UU. eligió a Adam Boehler, un empresario y funcionario estadounidense, como su consejero delegado.

Como banco de desarrollo, DFC tiene como objetivo invertir en países en desarrollo de todo el mundo, pero África está en el centro de su misión, si no ocupa la mayor parte de ella. Y el establecimiento en el terreno de este equipo dedicado marca un cambio estratégico que la agencia ha estado preparando durante unos meses y que comenzó con el nombramiento en enero de 2020 como director regional para DFC África de Vibhuti Jain, un experto en de origen indio que manejó el departamento de soluciones financieras del programa Power Africa de USAID.

El despliegue de asesores de inversión de DFC en África promueve una de nuestras principales prioridades: aumentar el comercio y la inversión entre Estados Unidos y África. Con iniciativas como Connect Africa, 2X Africa y la Iniciativa de Salud y Prosperidad, DFC colocará inversiones por casi 8.000 millones en más de 300 proyectos, especialmente en infraestructura esencial, acceso a energía, tecnología y asistencia sanitaria.