spot_img

Vídeo: Accumar amplía presencia en Tenerife y entra en Tarfaya




La Asociación Canaria de Cultura Marítima ha salido en rescate del antiguo Semáforo de la Comandancia Naval de Tenerife de La Atalaya, Tenerife, en las cumbre de Anaga. Al tiempo ha trasladado a las autoridades locales de Tarfaya una petición de licencia para iniciar los trámites de mejora de la denominada Casa del Inglés en Tarfaya, Marruecos, creada por grancanarios con capital inglés. Con las autoridades de Tarfaya la interlocución política la lidera Mohammed Hagouni a través de Hispafrica.

El apoyo de Accumar al semáforo de La Atalaya surge tras la iniciativa del digital Santa Cruz Mi Puerto de crear una colecta para concurrir a la licitación de este inmueble por parte del Ministerio de Hacienda. En este espacio se espera crear un aula digital sobre la historia marítima de Canarias y hermanarlo con el puerto de Sardina de Gáldar.

Del Semáforo solo queda un ruinoso edificio, construido en toba roja del país, a más de doscientos metros sobre el acantilado en el extremo nordeste de Tenerife. El catedrático Enrique García Melón, presidente de la Academia Canaria de Ciencias de la Navegación, detalla que el semáforo de La Atalaya de Anaga unía Canarias con el resto del mundo porque «mantiene la imprescindible comunicación visual con la Comandancia de Marina, que se encuentra a una distancia de algo más de seis millas».

En 1894 entra en funcionamiento un cable de la Societé Française des Telégraphes Sous-Mains, entre Santiago de Cuba, La Española, Martinica, las Guayanas, Brasil y Saint Louis (10). Este cable permitirá la comunicación telegráfica entre Canarias y América, y extender de igual modo el servicio semafórico de los buques que recalen en punta Anaga. Todos los buques en tránsito que quieran enviar o recibir mensajes de cualquier parte del mundo, se acercarán a partir de entonces al semáforo, con el beneficio consecuente para el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Tarfaya

En 1916 la llamada Casa del Inglés España utilizó el edificio como zona portuaria y luego como prisión. En 1958 la ciudad pasa a Marruecos. Actualmente cuenta con algo más de 8.000 habitantes. El escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944) se inspiró en la Casa del Mar de Tarfaya para escribir su conocida obra ‘El principito’ publicada en 1943 siendo el libro más leído y traducido en lengua francesa.

Se trata además de un edificio que requiere una intervención urgente y que fue salvado por Hassan I (1836-1894) y visitado por Hassan II (1929-1999). Fue construido como un puesto comercial de Canarias por el empresario escocés Donald Mac Kenzie (1827-1910) en 1879 con 1.200 metros cuadrados. Luego fue nombrada como Puerto Victoria. La empresa obtuvo ventajas comerciales en la costa entre Cabo Juby y Punta Stafford.

En 1895, el ‘Sultán Azul’ sheik Zawiiy Ma al Ayinain (1830-1910) escribió al sultán Hassan I pidiendo la retirada de los británicos de la zona por lo que ese mismo año el empresario escocés vendió la Casa del Mar al citado sultán.


Últimos artículos

Contenido relacionado