Usaban coches zombis entre la Península y Las Palmas para traer droga

La Guardia Civil ha dado por desarticulada una organización criminal que introducía drogas en Canarias en el doble fondo de vehículos, tras detener a 7 personas e incautarse de 20 kilos de cocaína en una operación que ha llevado a cabo en Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife, Madrid y Huelva.

La investigación se inició el pasado marzo cuando agentes de la Guardia Civil dispusieron de indicios de que un ciudadano dominicano era un posible distribuidor de cocaína en Lanzarote, donde los guardias civiles localizaron posteriormente un apartamento que era utilizado como laboratorio para adulterar diversas sustancias.

En un comunicado del instituto armado se indica que en esta operación también se han aprehendido 100 gramos de metanfetamina y 3 kilogramos de fenacetina, sustancia utilizada para el corte y adulteración de estupefacientes, y se añade que los ahora detenidos tenían 22 vehículos preparados con «dobles fondos». Los vehículos habrían estado viajando en las diversas navieras entre la Península y Canarias.

La Guardia Civil comenta que, debido a las restricciones de movilidad derivadas de la covid-19 disminuyó de manera considerable el número de trayectos con estos vehículos, pero, según se suavizaron el grupo delictivo retomó sus actividades a finales del pasado año, por lo que se procedió por parte de los investigadores a tener un control más exhaustivo de sus movimientos.

Los agentes corroboraron que esta organización delictiva tenía fijada su base principal en Lanzarote y se había asentado en Fuerteventura y Tenerife, a la vez que tenía un «fuerte» apoyo en Madrid como punto de partida de la droga.

La diseminación de sus integrantes se había generado en consonancia con el paulatino aumento de los transportes de estupefacientes a Canarias y por tanto, con la pretensión de ampliar su red de venta de narcóticos, añade la Guardia Civil.

También se averiguó que disponían de varias viviendas en las tres islas, utilizadas como «caletas» de la droga y alojamiento transitorio de sus miembros; contando además en una de ellas con un laboratorio para la adulteración de droga que llegaba de la Península.

Otra vía de investigación se centró en la localización de los posibles lugares donde se pudiesen estar manipulando los vehículos, los cuales tenían sofisticados compartimentos para la ocultación de la droga de complejo acceso y muy difícilmente detectables en inspecciones policiales, se asevera en el comunicado.

A modo de ejemplo, la Guardia Civil señala que en el muelle de Huelva se detectaron dos turismos que pretendían embarcar con destino a Canarias y en los que se han intervenido 13 y 2,3 kilos de cocaína.
Según la Guardia Civil, tras localizar estos vehículos los principales integrantes de la organización estudiaron la posibilidad de marchar del país para eludir posibles detenciones, lo que obligó a la inmediata explotación de esta operación y detención de los responsables como presuntos autores de delitos contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y tenencia ilícita de armas.

Igualmente se realizaron varios registros domiciliarios, en los que se intervinieron más cantidades de cocaína y metanfetamina, sustancias de corte como la fenacetina, 23.000 euros en metálico y una pistola real, dispuesta para su uso, además de una prensa hidráulica y todo tipo de moldes y accesorios necesarios para la adulteración de la cocaína.