Una banda mafiosa rusa deja en Las Palmas a 55 marineros abandonados

La representación en Canarias de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) ha denunciado este lunes la situación de abandono de 55 tripulantes de dos buques en reparación en el puerto de La Luz de las Palmas de Gran Canaria, que llevan sin cobrar su salario desde hace varios meses.

Según la parte rusa de la tripulación, el buque frigorífico se encuentra actualmente en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. Anteriormente, un cocinero del Donbass también pidió ayuda a Olga Ananina, inspectora de la ITF en Novorossiysk, que el año pasado sirvió a bordo del Frio V, bandera de Camerún, construido en 1984 y todavía no ha recibido un euro.

Según los tripulantes que se encuentran actualmente en el barco, el empleador tiene una respuesta a todas sus solicitudes de pago de salarios: no hay dinero. No se tiene en cuenta el hecho de que las familias de los marinos tienen que sobrevivir sin apoyo. Algunos marinos, que solicitaron el alta a principios de febrero de 2021, esperan el reemplazo y el reembolso de la deuda hasta el día de hoy. A principios de marzo, todo el equipo solicitó la repatriación, pero aún no hay resultados.

El barco pertenece al armador Atlantic Trawlers LTD de Belice. Sin embargo, la gente de mar informó que su operador es Oceanice LTD, una subsidiaria de Pescatlant LTD. Esta última está subordinada financiera y operativamente a la empresa rusa Sea Energy Shipping Co Ltd., ambas tienen oficinas en San Petersburgo. Recientemente la empresa comenzó a contratar cadetes para la reparación de barcos con un salario de 200 dólares. Según los informes, hay al menos tres marinos rusos a bordo.

Según algunas fuentes, Pescatlant LTD opera varias subsidiarias: Pescador, Atlantic Trawlers, Baltic Atlant Shipping. Entre sus otros buques: Archimedes (OMI 7610426, armador Baltic Atlant Shipping), Aristóteles (OMI 8038182, armador Pescador), Frio Seven (OMI 8215936), Star Skn 151 (OMI 8136300), Galileo (OMI 8721088). Los tres últimos buques son propiedad de Pescatlant. Según Gonzalo Galán, ahora está averiguando cómo van las cosas a bordo del Galileo, también ubicado en el puerto.

Se trata de los quince tripulantes rusos y ucranianos del buque Frio V, que están en esa situación desde el pasado mes de octubre, aunque se pusieron en contacto con la ITF el pasado mes de febrero, y de los 40 del pesquero-factoría Galileo. A los trabajadores del primer barco, el Frio V, se les adeuda 125.892 euros y a los del Galileo, 187.153 euros, señala ITF que exige el pago de estas cantidades, así como la repatriación de todos ellos.

Ambos buques los gestiona la empresa Pescatlant, radicada en Las Palmas de Gran Canaria, según ha indicado la ITF, en el que señala que tras varios contactos con la compañía por parte del inspector de la Federación en Canarias, Gonzalo Galán, se alcanzó un acuerdo para repatriar y pagar a la tripulación de Frio V pero no se ha materializado.

La ITF expone que el Convenio del Trabajo Marítimo del 2006 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ratificado por España, establece que la tripulación tendría garantizado el cobro de hasta cuatro meses de salarios y su repatriación por medio de una garantía financiera, suscrita en el caso del armador del Frio V con la compañía aseguradora noruega Hydor.

Desde ITF se contactó en nombre de los tripulantes con este proveedor de garantía financiera sin éxito por el momento, pese a que la norma internacional exige que la atención sea rápida y completa.

La aseguradora se ha limitado a hacer de «intermediaria» del armador sin atender a los tripulantes, dejándolos en una situación de «absoluta indefensión», según la Federación, que precisa que el Frio V ha sido incluido en la lista de buques abandonados de la OIT/OMI y se ha informado sobre la inacción de la aseguradora Hydor.

En cuanto al buque Galileo, se trata de 40 trabajadores, entre equipo de reparación y marineros, que también contactaron con la ITF para denunciar una situación similar, pues llevan a bordo hasta 18 meses y no han recibido sus salarios.

Al ser un buque pesquero, el Convenio de 2006 no es de aplicación, ya que este únicamente cubre a barcos mercantes. Según nla ITF, existe el Convenio 188 de la OIT que regula el trabajo en la pesca, pero que aún no ha sido ratificado por el Gobierno de España, por lo que esta falta de regulación en buques pesqueros de pabellones extranjeros que operan en los puertos españoles propicia «este abuso sistemático» de tripulantes de terceros países.

Estos trabajadores se encuentran atrapados en estos barcos sin manera de poder volver a sus países de origen y sin poder garantizar el pago de sus salarios a corto o medio plazo, ya que la única forma de hacerlo sería embargando el buque, que según la legislación española conllevaría el pago de un 15 % de la cantidad a reclamar como depósito por parte de los tripulantes, señala ITF.