Siscocan mantiene el tipo en 2020 y amplía oferta digital

Siscocan Grupo Comercial, líder en el suministro de materiales para instalaciones de fontanería, energía renovable, grupos de presión, material contra incendios, así como materiales para obra civil, climatización y electricidad en el puerto de Las Palmas y parques industriales, ha aumentado la oferta de comercialización de servicios digítales al tiempo que ha ampliado su exposición en Mauritania, donde está presente desde 2014. La empresa que dirige Manuel Méndez espera aumentar su entrada en segmentos residenciales a través de las redes de fidelización y B2B.

En 2020 Siscocan renovó el certificado ISO 9001 auditado por AENOR por más de 12 años consecutivos la empresa ha abierto nueva sede en Las Palmas capital y con unos ingresos similares a 2019, «lo que demuestra el gran esfuerzo realizado por la organización durante la pandemia, el profundo análisis del contexto de la organización y de las necesidades y la implantación de nuevas tecnologías en las tiendas», dijo la empresa.

Antes de la pandemia, Siscocan Grupo Comercial alcanzó un acuerdo con Fegime para ampliar su mapa de distribución para recuperar presencia en el mercado canario y cubrir así la totalidad del territorio nacional. Con 5 puntos más de venta en las islas y uno en Mauritania, suma en las islas una superficie total de almacenamiento de 26.000 metros cuadrados y superficies medias de los centros de venta que superan los 1.600 metros cuadrados. En Canarias está presente en: El Chorrillo, El Goro, Los Tarahales
Las Chafiras (Tenerife) y Maspalomas.

El sector de equipos de climatización prevé un aumento de las instalaciones de sistemas de aire acondicionado con la llegada del calor superior al impulso que vivieron en 2020, cuando el mercado residencial, afectado por las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia del coronavirus, cerró con una subida del 2 %.

La directora general de la Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización (Afec), Pilar Budí, confirma que la perspectiva de cara al verano «es buena», aunque todavía es reticente a dar cifras al respecto, ya que la temporada acaba de comenzar. Algo en lo que coincide con la directora general de la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía (Agremia), Inmaculada Peiró, quien considera que las previsiones son mejores que las de 2020: «este año se planea una buena temporada, siempre que la climatología acompañe».

Según Afec, en 2020 el volumen de negocio en el ámbito residencial aumentó un 2,17 % respecto a 2019. Un crecimiento que no compensó los descensos del sector comercial y el industrial, del 18,38 % y 19,26 %, respectivamente, por lo que el mercado en su conjunto se contrajo el 7,42 %, hasta los 887,6 millones de euros. Por el momento, y según Habitassimo, las solicitudes para la instalación de sistemas de aire acondicionado en la vivienda aumentaron un 74 % en abril respecto al mismo periodo de 2019.

Desde Afec consideran que no han sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia. «No nos podemos quejar», resume Budí, quien asegura que ha ayudado mucho que el sector fuera declarado esencial durante el confinamiento. «No solo hablamos de aire acondicionado, sino de bomba de calor y refrigeración. Hemos visto que durante todo este tiempo la ventilación y los equipos de calefacción se han vuelto muy importantes», explica.

La instalación de equipos de aire acondicionado en viviendas lleva años registrando una tendencia positiva, de forma que, aunque la pandemia ha podido favorecer le negocio, para Budí no ha sido determinante. «Hablamos de una evolución más larga. Las personas antes consideraban el aire acondicionado un artículo de lujo y en la actualidad ha pasado a ser en algunos casos de primera necesidad», ha asegurado.

Aún así, desde Fece reconocen que el hecho de pasar más tiempo en los hogares a raíz del confinamiento por la pandemia del coronavirus ha incrementado las ventas de este tipo de electrodomésticos.

Una tendencia en ventas positiva que, desde Fede, no esperan que ahora se vaya a ver afectada por la nueva factura eléctrica, aunque «sí perjudicará a los usuarios ante la penalización de tarifas en las horas más habituales de uso». La incorporación de la bomba de calor a los equipos y el hecho de que no sólo refrescan, sino que favorecen «que el ambiente y el aire interior sean mucho mejores», en palabras de Budí, ha mostrado su importancia y ha ayudado a desestacionalizar las compras.

De cara al verano, Budí cree que los fabricantes están preparados para las posibles puntas de demanda que puedan llegar. Aún así, ha pedido a los usuarios que no esperen a que apriete el calor para instalar sus equipos. El sector se encuentra «muy esperanzado» con las cifras de 2021, según Peiró, ya que se trata de un mercado «clave para todo el tema de transición energética y rehabilitación de edificios». Desde ambas asociaciones hacen referencia a los fondos europeos Next Generation, dotados con 6.820 millones de euros hasta 2023 para la rehabilitación energética de las viviendas. «Tenemos un parque que necesita rehabilitarse y las instalaciones térmicas van a ser un elemento clave, lo que permitiría salir bastante airosos de la pandemia», sentencia Budí.