Se dispara el robo de pateras en Marruecos para venir a Canarias

Las autoridades aduaneras de Marruecos han establecido un plan para desactivar la red de grandes robos de pateras que vienen a las islas con inmigrantes ilegales. La Confederación Nacional de Pesca Artesanal ha denunciado este fin de semana que «hay una emergencia, este problema debe abordarse».

En varios sitios de pesca, los representantes de la pesca artesanal han tomado sus precauciones: contratar guardias para evitar que los ladrones roben sus barcos. El robo de pateras está generando un impacto negativo en la industria local con reducción de beneficios y pérdidas de autorizaciones para faenar a pequeña escala.

Y es que tras el robo de las pateras hay que seguir un procedimiento de seguridad, judicial y administrativo para reanudar la actividad. La patronal pesquera denuncia que mientras algunos todavía esperan que el tribunal tome su decisión, otros propietarios perjudicados, por otro lado, después de haber sido exonerados, ven su archivo bloqueado a nivel del departamento de pesca generando impagos a sus empleados.

La mayor parte de esas pateras se roba en Tarfaya, Boujdour, Sidi Ifni, El Aaiún y Dakhla para venir a Canarias. Muchos de los autores, sospecha los empresarios del sector, son exempleados que buscan en la inmigración ilegal fuentes de ingresos porque el mar ya no emplea tantos pescadores como antes.