spot_img

Salvado por la campana: Ibarra logra no ser nombrado jefe de Puertos del Estado




El ya expresidente de Puertos del Estado, Francisco Toledo, tenía previsto participar este mes de noviembre en un congreso sobre cruceros que hay en Las Palmas y que se está organizando con cierta discreción para que nadie oferte ser proveedor publicitario. El jueves 18 de noviembre Toledo excusó su presencia en Las Palmas tras la reunión matutina de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios, en el Complejo de la Moncloa, que es cuando se planifica el índice rojo e índice verde de nombramientos y ceses que se incorpora al orden del día del Consejo de Ministros de cada martes. Tras saberlo, el presidente del puerto de Las Palmas, Luis Ibarra, dejó su agenda libre porque tampoco podía programar nada nuevo. ¿Motivo? desde Madrid estaba siendo presionado para aceptar ser su sustituto.

El viernes 19 de noviembre Puertos928 contactó con la dirección del PSOE y se confirmó el motivo de la anulación del viaje: se esperaba el cese de Francisco Toledo en Puertos del Estado para este martes 23 de noviembre pero se pidió no hacer público ese dato. Mientras pasaba las horas del fin de semana hubo varias informaciones en una misma línea: Luis Ibarra sería nombrado presidente de Puertos del Estado en sustitución de Toledo. Sobre el pasado lunes, Ibarra –que ya entre el viernes y sábado había logrado autoexcluirse– pudo respirar tranquilo: Álvaro Rodríguez Dapena sería el nuevo presidente de Puertos del Estado.

El que menos quería ser presidente de Puertos del Estado en estos momentos era Ibarra. La tarea era ilusionante; pero el corazón le decía una cosa y la cabeza otra. Finalmente, contra toda sospecha, una vez más volvió a ser ese alguien con habilidad e inteligencia suficientes para dar la vuelta a la realidad como si de un calcetín se tratara. El presidente del puerto de Las Palmas no está dispuesto a firmar un papel ni harto de copas. Ni siquiera cuando paga en un restaurante o pide comida a domicilio para ver un partido de baloncesto, no usa ni coche oficial. Es funcionario auditor de cuentas, disfruta volando bajo radar. Salió de la quiniela pitando.

Este martes Ibarra pudo respirar tranquilo: Álvaro Rodríguez Dapena será un presidente de puertos de Estado de transición para lidiar con el lío que tienen los peninsulares en el puerto de Valencia con la ampliación que se proyecta para concentrar el volumen que mueve Mediterranean Shipping Company o el follón de APM Terminals en Algecitas por el traslado de tareas de la compañía a Tánger.

Rodríguez Dapena, nacido en 1963, es doctor Ingeniero Técnico Superior de Caminos, Canales y Puertos, con la especialidad de transporte, por la Universidad Politécnica de Madrid. Premio Extraordinario de tesis doctoral, desde 2012 con el PP es director técnico de Puertos del Estado, y desde el año 1997 ha ocupado diversos cargos en este organismo como director de Planificación y Desarrollo, Subdirector de Relaciones Externas, jefe de Área de intermodalidad y logística, y jefe de Departamento de desarrollo y normativo). Con anterioridad, ha estado al cargo de estudios y proyectos de transporte en la empresa consultora Tema Litoclean. Dapena deberá abandonar a partir de ahora consejos de administración de la Autoridad Portuaria de Bahía de Algeciras y de Renfe Mercancías. Forma parte de múltiples comités nacionales y europeos y es autor de artículos y libros en materia de comercio, logística y transporte.


Últimos artículos

Contenido relacionado