spot_img

Sahara: ¿qué será de los que vivían del lío entre Marruecos y Argelia?




El reconocimiento de Estados Unidos del Sáhara como parte de Marruecos acabará con el ostracismo del capital canario en las zonas de El Aaiún y Dakhla, donde no han podido cooperar en entornos portuarios como gestión de infraestructuras, TIC o formación de forma sólida por las presiones del Frente Polisario, la guerrilla que ha luchado durante décadas por la independencia del Sáhara, sobre funcionarios y políticos a fin de impedir la cooperación económica.

El sindicato derechista de estibadores de Las Palmas, por ejemplo, es un asiduo a muestras de apoyo a la causa argelina. El coletivo, con unos salarios similiares a los del primer ministro argelino, decía en 2018 que «la solidaridad es fundamental para la buena vida». Los estibadores de Las Palmas fueron a Tinduf en un viaje a llevar gofio y regresasaron «convencidos de que apoyar al pueblo saharaui es una obligación moral que nos incumbe a todos», afirmaba en Twitter.

Actualmente la cooperación en esta zona es apenas pesquera y ya de último la importación de hielo. En Canarias Podemos ha pedido «calma» este jueves tras el reconocimiento por parte de Estados Unidos de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental y ha recordado que Donald Trump, el presidente saliente, ha perdido unas elecciones en Estados Unidos y por tanto ya «no habla en nombre de ningún país».

Estados Unidos dijo esta semana estaba reconociendo los reclamos de Marruecos sobre el Sáhara Occidental como parte de un acuerdo en virtud del cual Marruecos acordó normalizar sus relaciones con Israel. Argelia, que alberga a los combatientes del Polisario y los campos de refugiados saharauis, no ha comentado la postura de Estados Unidos. Rusia tiene un acuerdo preferencial de pesca de con Marruecos para 140 mil toneladas de pescado en su espacio atlántico.

El Frente Polisario busca la independencia del Sáhara Occidental de Marruecos, que ha dominado la vasta región desértica desde que España renunció en 1975 y lo considera como parte integral de su propia tierra. Rabat ha dicho que lo máximo que puede ofrecer como solución política a la disputa es autonomía. El Polisario y su aliado Argelia lo rechazan y dicen que quieren un referéndum, con la independencia del Sáhara Occidental como una de las opciones.


Últimos artículos

Contenido relacionado