Resumen 2020: Vigilancia Aduanera no baja la guardia contra la coca en Las Palmas

2020 termina de forma positiva en cuanto a los acopios de droga por parte de la Subdirección General de Operaciones de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, la red de Oficinas de Inteligencia Marítima de V.A. y las Áreas Regionales de Vigilancia Aduanera de Canarias, Policía Nacional, Sección IV BCE-UDYCO Central, BCE-Grupo 50, BCE-GRECO, Sección OCT BCCO-UDYCO Central, UDYCO Las Palmas y GRECO. 2020 concluye sin que haya estibadores que no aprenden que deben dejar de colaborar en este macabro negocio.

En enero de 2020 la AEAT se hizo con 1.500 kilos de hachís que iban a ser alijados en la costa de Castillo del Romeral, en la isla de Gran Canaria y ha detenido a dos varones de origen marroquí que participaban en la descarga de la droga. Los hechos tuvieron lugar en la madrugada de este jueves, 2 de enero, cuando una patrullera de Vigilancia Aduanera que navegaba por el litoral de las islas detectó la presencia de una lancha neumática en el sureste grancanario.

Mientras el mundo iba comenzando a restablecer su actividad, los agentes en Las Palmas de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional se incautaban en una operación conjunta denominada Goleta-Gratil un total de 35 toneladas de droga en el que fue el mayor golpe al tráfico de hachís realizado por España por vía marítima, sustancia que hubiera tenido un precio en el mercado negro de unos 60 millones de euros. La investigación conllevó la interceptación de cuatro veleros de alta gama entre los días 24 y 28 de septiembre pertenecientes todos a la misma organización, si bien ya en los meses de marzo y julio se abordaron otros dos veleros de la misma organización con 4.600 kilos de hachís.

La Policía Nacional, la Guardia Civil y Agencia Tributaria han intervenido en octubre de 2020 más de 1.200 kilogramos de cocaína oculta en un barco cargado de millo procedente de Brasil. La cocaína viajaba escondida entre casi 3.500 toneladas de millo que transportaba un navío con destino Cádiz y escala en Las Palmas de Gran Canaria. El buque había sido interceptado en Sao Sebastiao (Brasil) semanas antes, donde fueron incautados 1.524 kg de cocaína por la agentes de la Receita Federal y Policía Federal de Brasil El pasado día 16 de octubre, fue interceptado a unas 50 millas náuticas de la isla de Gran Canaria, y escoltado hasta el puerto, el barco UNISPIRIT procedente de Brasil mientras se realizada una inspección por agentes de la Vigilancia Aduanera de cocaína oculta entre sacos de millo.

Estiba

Parte de esas operaciones se realizan con el respaldo técnico de profesionales de la estiba. En octubre de 2020 dos estibadores han sido enviados a prisión por supuestamente intentar introducir 40 kilos de cocaína a través del Puerto de La Luz y de Las Palmas. Según los datos de la Unidad Antidroga formarían parta de una banda a la que perseguían hace tiempo. Traían un cargamento desde Ecuador, y para detenerlos, la policía cambió la droga por harina en Algeciras, donde habían hecho escala el barco.

En 2017 una sentencia impuso una multa de cinco millones de euros a una red que usaba el puerto de Las Palmas para meter coca. Fue por un buque que arribó al Puerto de La Luz un buque procedente de Santo (Brasil) que transportaba un contenedor que fue desembarcado por una grúa y en cuyo interior había sacos de azúcar de 50 kilos cada uno. el contenedor fue colocado en una segunda altura, lo que dificultaba a los acusados acceder a la misma. Uno de los condenados, que trabajaba como estibador y operario encargado del manejo de una transtanier, recolocó el contenedor para facilitar su recogida.

Los tres estibadores eran: Iván Francisco N. S., a quien se conocía como el Pelao, Sergio Carlos A. P., el Cagón o el Majorero y Carlos Pardo D. M., conocido como Charly, eran tres de los actores más importantes para que la operación se resolviera con éxito. Los tres controlaban en qué contenedores se escondía la droga para sacarla sin sospechas, según explica el magistrado Rafael Passaro en el auto de procesamiento.

Los estibadores pertenecían a una banda de 24 personas que importaban cocaína desde Brasil bajo el acuerdo con cárteles colombianos. El juez instructor se apoya en las escuchas telefónicas, los seguimientos policiales y las pruebas recabadas en los registros hechos en Arinaga, Gáldar, Valsequillo, Telde, Las Palmas de Gran Canaria y la isla de Tenerife para llevar a juicio a los 24 investigados por un delito de tráfico de drogas en cantidad de notoria importancia y grave daño a la salud. También les atribuye pertenencia o dirección y coordinación de organización criminal, según el rol desempeñado por cada uno en la supuesta banda.

Los Grupos I y IV de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional, bajo la dirección de Passaro, relacionaron dos tramas de traficantes isleños que hasta ese momento eran investigadas en paralelo. Ambas, en 2015, condujeron a los agentes hasta Aridane Santiago M. G., su padre Modesto Santiago M. P. y Francisco Javier F. P., más conocido como Fran el Pisahuevos o Papá. Los tres eran «responsables de la logística» para introducir los alijos mediante la utilización de buques mercantes que cubren las rutas comerciales con Brasil, recoge el auto judicial, que establece fianzas de doce millones para los presuntos jefes y de nueve millones para sus subordinados».