spot_img

Remolcadores en Las Palmas: Messi no sabe nadar




Como señalan los principios que fundamentan la línea informativa de Puertos928 la misión de este periódico nacido en febrero de 2020 es defender al Puerto de Las Palmas y fomentar sus potencialidades internacionales y por eso defenderemos siempre a la institución de cualquier ataque, venga de donde venga: no caemos en marrullería. La Autoridad Portuaria de Las Palmas logró este mes de marzo abrir el negocio de la competencia de los remolcadores en medio de múltiples presiones por tierra, mar y aire. Por tierra, con visitas a despachos de técnicos que debían emitir informes; por mar por intentar colocar en la época del PP barreras a la presencia de buques de Fairplay Towage con mil y una cosa absurdas para retrasar sus operaciones. Por aire con llamadas telefónicas y centrifugado de filtraciones patronales para alterar el orden de las cosas que, legalmente, los funcionarios defendían. El embrutecimiento de las formas empleadas por agentes exógenos pone de relieve que Boluda tendría en Canarias un problema de diplomacia pública para saber regatear en las láminas de agua por las que transita el crecimiento de buena parte de la economía moderna canaria. Lo ocurrido debe hacer reflexionar a los operadores ubicados en la Península: el Puerto de Las Palmas no está ni en Liberia, ni en Mauritania y tampoco en Senegal. Está en la UE.

La Asociación Nacional de Remolcadores de España (Anare), desconocida hasta la fecha en las islas, intervino en el proceso sin conseguir su objetivo de bloquear la apertura del mercado. Boluda Towage ha intentado regatear hasta el último minuto y ha perdido la batalla. Ahora queda a Anare a invitar a Fairplay Towage a ser socio de su grupo de presión, si es que la empresa que dirige Walter Collet desde Hamburgo tiene humor para ello. Operar en Las Palmas dañando a la institución se paga caro: esto no es Tenerife donde con cuatro titulares y varios agentes operando desde la opacidad no se llega lejos como hizo ATI con firmas como Lidl cuando se estableció en Canarias. En Las Palmas nadie se explica cómo Vicente Boluda Fos, presidente de Anare, parte del proceso, ha podido caer de esa forma en las islas.Los ‘Messi’ Boluda en Canarias han retado al presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra (PSOE), un técnico con capacidad política de aplicar la lógica de forma siempre moderada, de forma temeria. Los funcionarios han salido reforzados e Ibarra manda un mensaje al mercado: sustituibilidad al servicio de la competitividad. La competencia portuaria es fascinante y fenómeno complejo, en particular debido a la naturaleza internacional de los grupos de manipulación de mercancías involucrados. Ibarra ha salvado la cara de Canarias ante las empresas internacionales y, sobre todo, ante Alemania, que tiene en el puerto de Las Palmas a empresas como FRS las propias de cruceros como TUI o la propiedad de Aida. Confiar en el Estado implica estas cosas. Ahora toca a los funcionarios recoger el guante de saber que Ibarra no tiene interés en quedarse quieto con pensamiento de inacción. Y ponerse del lado de Estado y desbloquear toda la porquería que obstruye el correcto proceder tras 16 meses de parálisis por parte del PP, que ha actuado en este proceso como un coronavirus letal para la imagen internacional para el gran puerto de Las Palmas.


Últimos artículos

Contenido relacionado