spot_img

¿Puede Las Palmas ser la biorrefinería marina más sostenible de Europa?

El suministro de combustible de bajas emisiones es uno de los retos de Puertos del Estado en Las Palmas para los próximos años. Se trata de un aspecto que ha estudiado la doctora de la Universidad de La Laguna (ULL) Andrea Brito Alayón, integrante de la Real Academia Canaria de Ciencias, y presidenta desde este mes de febrero de la Fundación Canaria Cepsa. Brito Alayón, catedrática de Ingeniería Química de la ULL, ha realizado para la empresa pública ITC un estudio denominado ‘Análisis Preliminar de una Biorrefinería en Canarias’. El contenido de ese informe no se ha difundido oficialmente y es de 2016.

Se trata de un modelo de suministro que se está implantado en el negocio portuario. La biorrefinería más grande de Europa se encuentra en el corazón del puerto de Rotterdam. Alco Energy Rotterdam convierte el millo en combustible de bioetanol en un proceso de producción que genera cero residuos. El CO₂ liberado durante el proceso se transporta a los invernaderos en Westland y la pulpa de millo restante es adecuada para su uso como alimento para animales.

El etanol se produce durante la fermentación y la destilación de ciertos cultivos. Alco Energy, asociada a Abengoa, utiliza millo de calidad para piensos, un negocio en el que Las Palmas tiene bastante experiencia por el suministro al mercado interior. Los azúcares en el maíz se convierten en alcohol casi puro, que se puede mezclar fácilmente con gasolina.

La legislación europea específica que para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del tráfico, en 2020 al menos el diez por ciento del combustible para el sector del transporte debe proceder de fuentes de energía renovables. En línea con esto, las estaciones de servicio holandesas se han visto obligadas desde octubre pasado a mezclar alrededor del diez por ciento del bioetanol en la gasolina Euro95.

Cada mil kilos de millo produce 330 kilos de etanol. Casi la misma cantidad de masa permanece después de que los azúcares de maíz se han convertido en alcohol. El alto nivel de proteína de este DDGS (Distiller’s Dried Grain with Solubles) lo convierte en un producto muy buscado en la industria de la alimentación animal. Alco Energy transporta el CO₂ liberado durante la fermentación en el proceso de producción a través de tuberías subterráneas a la industria de la horticultura en Westland, para que los invernaderos allí no necesiten generar CO₂ a partir de combustibles fósiles. Este verano comenzaremos a usar un segundo compresor para poder transportar aún más CO₂ a los horticultores.

Logísticamente, Rotterdam es el lugar ideal para la biorefinería. El maíz se descarga de embarcaciones marítimas que pueden atracar en el muelle de la planta. Y las conexiones de transporte terrestre, ferroviario y por carretera también son buenas. Anualmente, suministra 550 millones de litros al mercado de la gasolina. Transporta este etanol en tren o barco a las compañías petroleras, principalmente en el noroeste de Europa.


Últimos artículos

Contenido relacionado