spot_img

Primer Comando de la Capital: los capos que mandan la cocaína a Canarias




De Brasil a Las Palmas desde los puertos de Santos o Navegantes. La ruta del tráfico internacional de cocaína dominada por el PCC (Primer Comando de la Capital) comienza en las plantaciones de coca en el Valle del Chapare, Bolivia , y tiene un punto de parada fundamental en bares y discotecas de las ciudades portuarias brasileñas. Entre copas, camareros y prostitutas vinculadas a la mayor facción criminal del país, que dominan el inglés y el tagalo, el idioma principal de Filipinas, sobornan a los marineros nacidos en el archipiélago asiático. Ellos terminan de realizar el trabajo sucio.

La ruptura de la alianza entre el PCC y CV (Comando Vermelho) ha generado una relectura del esquema de llegada de la coca en Las Palmas. Si el norte del país está apuntado por la triple frontera – Perú, Colombia y Venezuela – Santa Catarina es codiciada por sus puertos, principalmente el puerto de Itajaí. Con sobornos a los funcionarios portuarios, sería posible enviar grandes cargamentos de drogas a Las Palmas y resto puertos europeos en contenedores.

El PCC, según la Policía de Sao Paulo, tiene alrededor de 22 mil empleados. Aproximadamente 200 se encuentran en Santa Catarina con el objetivo de expandir el negocio. No hay líderes, son soldados que trabajan principalmente en comunidades empobrecidas en Florianópolis, en Joinville, en el norte del estado, y en Itajaí y Navegantes, en la región de Vale. El intento del PCC de ingresar a Santa Catarina es en las calles, con la cooptación de nuevos integrantes y los combates. La intención sería comercializar narcóticos en Florianópolis, donde hay gran demanda de narcóticos por ser una ciudad turística, y dominar las zonas portuarias.

Desde Itajaí este es el canal para enviar drogas a Europa. Basta con sobornar a algunos empleados para que introduzcan la droga en los contenedores, ya que en Brasil no todos son inspeccionados, solo un porcentaje. Precisamente de Navegantes era el puerto donde procedía la droga de un comando en Las Palmas desarticulado por la Udyco en 2012 y sentencia este 2021. Los investigadores de la Udyco de Las Palmas centraron sus pesquisas en dos de los principales responsables de la organización que responden a las iniciales de A.S.M.G y F.J.F.P., este último alias ‘El pisahuevos’.

En el transcurso de estas investigaciones los agentes averiguaron que estas personas adquirían la sustancia estupefaciente en Sudamérica y, posteriormente, se transportaba vía marítima desde Brasil hasta Canarias.

Para realizar esta operación utilizaban el método del ‘gancho ciego’ que consiste en introducir, en origen, una determinada cantidad de cocaína en contenedores de carga con mercancía legal para su posterior vaciado en destino mediante la rotura del precinto utilizado para el cierre del contenedor.

Además, para no dejar constancia de la manipulación que se realizaba, los responsables de recoger la droga en destino ponen un nuevo precinto, previamente depositado dentro del contenedor interesado por la organización en origen.

Por ello, en el a medida que avanzaban las investigaciones, los agentes pudieron acreditar que algunos trabajadores del puerto de Las Palmas colaboraban con los responsables del grupo «de forma perfectamente organizada», de tal manera que lograba articular una vía de suministro constante de droga a Canarias procedente de Sudamérica.

Tres años de investigación

La Policía Nacional señaló que en los tres años que ha durado la investigación se ha constatado que la organización desarticulada no sólo se dedicaba a introducir droga en Canarias, sino que también adulteraban en laboratorios artesanales clandestinos para después distribuirla. Esto lo podían llevar a cabo gracias a una «perfecta» red piramidal compuesta por la cúpula de la organización, sus lugartenientes, los cocineros (personas con conocimientos en adulteración de distintas drogas) y los distribuidores de barrio, responsables del tráfico de drogas en los distintos barrios de las islas.

En cuanto a cómo financiaban la cocaína en Brasil, la Policía Nacional apunta a que lo hacían a través de terceras personas –correos o mulas–, que llevaban consigo importantes cantidades de dinero en metálico de hasta 100.000 euros. Seguidamente, este dinero era trasladado, vía aérea, desde Gran Canaria a Madrid, donde se entregaba a una empresa de cambio y envío de dinero. Así, durante el periodo en el que se ha llevado a cabo la investigación señalan que se podría haber enviado una cantidad de unos 5 millones de euros.

Por otro lado, la Policía Nacional pudo acreditar, en el marco de la investigación, el envío por parte de los responsables del grupo de una importante partida de cocaína a través de uno de los barcos procedentes del puerto de Navegantes, en Brasil. En esta ocasión el buque, que tenía prevista su llegada al muelle de Opcsa del Puerto de La Luz y de Las Palmas, fue interceptado a su llegada al mismo el 13 de junio de 2015.

Posteriormente, tras ser interceptado, los agentes comprobaron como uno de los contenedores que transportaba el barco ocultaba en su interior 199 kilos de cocaína. Además, los investigadores habían detectado que F.J.F.P. había viajado a principios de año a Colombia para negociar con el jefe de un cártel de ese país un nuevo envío de cocaína con destino a Gran Canaria, utilizando para ello la infraestructura con que contaba la organización en el puerto de Las Palmas.

Zulos

Por otra parte, en el marco de esta investigación se han detenido a un total de 36 personas, de las que 22 fueron arrestadas en la última fase en Gran Canaria y Tenerife. En esta último isla también se han desmantelado siete laboratorios en los que se manipulaba cocaína, anfetaminas y hachís.

Además, la Policía ha descubierto que incluso el hachís era adulterado con diferentes elementos para tratar de conferirle una apariencia final que permitiera su venta a un mayor precio. Asimismo, el millón de euros intervenido en efectivo estaba ocultado en distintos zulo. Al respecto, se indicó que uno de los responsables de la organización tenía múltiples viviendas y vehículos, algunos de ellos de alta gama, todo ello con un valor estimado superior también al millón de euros.


Últimos artículos

Contenido relacionado