Previsión de empleo de Fowca en el puerto de Las Palmas: 600 directos

Floating Offshore Wind Canarias (FOWCA) prevé crear en el puerto de Las Palmas 600 puestos de empleo en el ámbito de las reparaciones navales en el caso de que las empresas vinculadas al Cluster Marítimo de Canarias y Femepa puedan dar respuestas a las demandas del plal, al que ha tenido acceso en exclusiva este miércoles Puertos928. Pero hay más: empleo altamente cualificado en Gran Canaria: hasta 3.000 profesionales. 860 millones de euros de inversión.

El plan inversor, que no es una chapuza mercantil opaca con 3.000 euros de capital social, prevé gastarse dinero en amplios programas de comunicación y diplomacia pública para que no se genere un entorno informativo adverso que contagie de forma negativa a la sociedad civil: hay dinero para convencer con argumentos, transparencia y criterios éticos. Asimismo, generará oportunidad promocional de Gran Canaria en un nuevo producto para la isla: turismo científico para ver la obra por espacio de 3 años.

Fowca es el acrónimo del macroproyecto eólico marino que técnicamente se basará en el puerto de Las Palmas con la creación de una base permanente de 20 ejecutivos. La previsión de Equinor es que Siemens Gamesa, dueña de la megaturbina que hay en Arinaga, tiene mayor experiencia y quien podría servir los molinos, dada la experiencia en el sitio.

Los hasta 3.000 empleos que existirán durante hasta tres años y aproximadamente 200 empleos permanentes (directos, indirectos e inducidos) en Gran Canaria en la fase de explotación por espacio de 20 años. Son 225 megavatios con 15 aerogeneradores marinos de 15 MW. En cada MW, 4 millones de inversión; pero se espera que los costos típicos estén entre 10 y 15 millones de euros,

Equinor ha considerado que si en Las Palmas hay empresas con capacidad de sacar partido al proyecto en la construcción, fabricación y montaje adjudicado a nivel local «la creación de empleo -estimada en 123 puestos de trabajo permanentes y hasta 600 puestos de trabajo en la fase construcción- seguiría siendo considerable dada la necesidad de suministros y servicios locales, así como el establecimiento de una base operativa». En ambos escenarios, se generará empleo local relacionado con los estudios técnicos y medioambientales realizados durante la fase de desarrollo del proyecto.

El desarrollo tiene una vida útil del diseño de 25 años y se espera que la producción dure al menos hasta 2051. Al final del período de generación, todo el equipo será retirado de acuerdo con la normativa vigente en ese momento. A su debido tiempo antes de la terminación, se presentará un plan de desmantelamiento con un EoIA independiente, que incluye propuestas de eliminación, reutilización o reciclaje de los aerogeneradores y otros componentes del parque eólico.