spot_img

Por qué Astican no encuentra en Panamá los problemas que le pone el BOE en Canarias

En septiembre de 2019 Germán Suárez Calvo dijo en un foro de negocios en Madrid: «Nuestras empresas han de ser líquidas, para que cada vez que nos cambien de envase puedan adaptarse inmediata y perfectamente». En enero de 2020 Suárez Calvo antes de deprimirse en Fitur para recibir un premio de Iberia, estaba con el presidente de Panamá, Laureano Cortizo, expresando su interés en invertir en el país. En julio de 2021 tiene sobre la mesa tener el astillero XXL de Balboa. Mientras, en Las Palmas unos tristes funcionarios del Cabildo de Gran Canaria han bloqueado una inversión de Astican de 35 millones de euros por unos fósiles de burgado a un kilómetro de la zona donde proponía hacer un dique seco.

Astican ha encontrado en Panamá lo que Lopesan en República Dominicana: facilidades, funcionarios serios y cero paletismo cree que las subvenciones de Europa resuelven todo. A los problemas que tiene para desarrollar su negocio en Las Palmas porque los funcionarios de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria han encontrado un grupo de lapas que llaman fósiles, la empresa líder en el sector de reparación en el puerto de Las Palmas ya tiene una posibilidad de respuesta: en Panamá controla espacio y facilidades para invertir.

En Panamá Astican va a crear 4.000 empleos, 2.000 directos, con una inversión de 20 millones de euros. El modelo que se va a replicar en Panamá es el de Astander dadas las condiciones técnicas del espacio pero el espíritu es del puerto de Las Palmas. ¿De dónde sale el dinero? Quizás de fondos propios pero Astican tenía previsto invertir 35 millones de euros antes de 2023 en un dique seco nuevo y los funcionarios carcas del Gobierno de Canarias y Cabildo de Gran Canaria la han desarticulado. El europeísmo ha triunfado.

La empresa ha intentado crecer en el puerto de Las Palmas pero los funcionarios que han localizado la especie Theba grasseti, es decir, el caracol pintado de Gran Canaria. El Cabildo de Gran Canaria, que tira de Astican para promover la inversión en la isla como referente de calidad afirma que en la Esfinge y en el año 2015 «se constató la existencia» de un yacimiento «extraordinariamente rico en conchas del gasterópodo Jantina typica, una especie fósil del Mioceno temprano».

Con esos mimbres, la empresa ha debido emplear un carril de aceleración y ha aparecido Panamá. El Astillero de Balboa es un freno de mano para evitar la pérdida de negocio derivada de la presencia de funcionarios conservadores y la apertura de astilleros en Dakhla con el macropuerto que se espera comience a funcionar desde 2027.

La filial panameña de Astican colocará 20 millones de dólares en ese mercado y que incluye la reparación integral del dique principal, nuevos centros de control, mejora de la red de energía y aumentar la seguridad laboral.

El dique que se había previsto en Las Palmas iba a ser un polo de atracción para empresas especializadas que quieran establecerse en el puerto y, de esta manera, dar respuesta técnica en las reparaciones de equipos muy específicos de los buques a los que va destinado el nuevo dique y que no son acometidas por la industria local. Doblaría el actual número de empleos en el sector naval de Las Palmas.


Últimos artículos

Contenido relacionado