Plátanos de Canarias: pocos contenedores y guerra entre Aldi, Lidl y Mercadona

Los precios del plátano de Canarias y otros orígenes se mantienen bajos en España debido a una guerra en curso entre las diferentes cadenas de supermercados. Esto también está dando un impulso a las ventas y manteniendo el consumo de banano en niveles más altos que el de otras frutas en un año sin exceso de oferta.

En España, el plátano es la fruta más vendida durante todo el año y el consumo en general es muy elevado. La gran ventaja del banano es que su precio se mantiene razonablemente asequible durante todo el año. En Mercabarna, actualmente se comercializa a precios más bajos que la fruta de verano.

Ambos factores, tanto el consumo como el precio, están ligados a la estabilidad de la oferta en el mercado español, principal destino del plátano canario, que comparte estantería con el plátano de terceros países. En momentos en los que hay escasez de plátano de Canarias, como en los meses de octubre y noviembre, la oferta de otros plátanos aumenta, alcanzando su punto máximo en el último trimestre del año.

En la actualidad, Cataluña está recibiendo cada semana unas 9.000 toneladas de plátano de Canarias, lo que representa el 50% de la oferta total de fruta en esta región. Con esas cifras, en otros años habría que sacar del mercado unas 1.000 toneladas, pero ahora todo está vendido.

El aumento de las ventas tiene mucho que ver con lo que está ocurriendo en el retail. Las cadenas de supermercados han sido uno de los mayores beneficiados desde el inicio de la pandemia y los grandes actores se encuentran actualmente envueltos en una guerra por mantener sus cuotas y nivel de crecimiento en España.

Normalmente, las grandes cadenas miran los resultados del año anterior para evaluar su crecimiento y calificación de ventas, pero este año esto no ha sido posible porque 2020 fue muy inusual. En abril, por ejemplo, básicamente todo el mundo estaba encerrado en casa y allí había poco más que hacer que consumir alimentos. La situación ha presionado a los gerentes de compras de las cadenas para que mantengan los precios bajos y no cedan participación de mercado.

Aldi se está expandiendo fuertemente en España. Lidl no quiere quedarse atrás y Mercadona tampoco quiere perder terreno, por lo que se ha desarrollado una guerra de precios entre las cadenas y todo el panorama está cambiando.

Y esto se refleja en el precio de venta al público del plátano ha caído este año por debajo de los 2 euros el kilo, mientras que el año pasado el precio solía llegar a los 3 euros el kilo. Este nivel de precios más bajo ha dado un impulso a las ventas generales. Los precios del banano generalmente siempre aumentan en enero, pero eso no ha sucedido este año.

La logística es un factor muy importante para los productos canarios, pero la conexión entre esta región ultraperiférica y la península también se ha visto afectada por la pandemia. No se han dejado plátanos en los muelles, pero ha habido problemas. Después de todo, estamos hablando de islas donde de repente no había turistas. Eso significa que apenas había demanda de productos del continente. Pero la cosecha de banano continuó, por supuesto, y las compañías navieras tuvieron que enviar contenedores vacíos a Canarias para cubrir la demanda de transporte de esta fruta. El resultado, por supuesto, fue un fuerte aumento de los costes de transporte, aunque esto no se reflejó en el precio final de la fruta.