Pesca de calamar: China salva a Las Palmas de la moratoria de capturas

Alivio en empresas portuarias que tienen buena parte de su negocio fijado en el mercado asiático. China ha anunciado que la moratoria temporal sobre las capturas de calamar por parte de sus barcos de pesca en el Atlántico no afecta a sus operaciones en Las Palmas. El calamar es el protagonista de los puestos de comida callejera del país asiático, donde es muy consumido, sobre todo en forma de carnes a la brasa. Buena parte de esa producción se genera cerca de Canarias y desde el punto de vista financiero por empresas canarias.

China representa alrededor del 70% de la captura mundial de calamar. Y los barcos chinos a veces se aventuran hasta África occidental siendo Las Palmas un puerto clave para este negocio. Los barcos chinos suspenderán sus operaciones cerca de Argentina (del 1 de julio al 30 de septiembre.

Esta moratoria sigue a una polémica por la fuerte presencia de los barcos chinos a nivel internacional, donde se les acusa de sobrepescar y dañar los ecosistemas marinos. «China es el mayor consumidor de calamar del mundo y la disminución de las capturas preocupa a las autoridades», según Zhou Wei, especialista en ecosistemas marinos de la organización medioambiental Greenpeace China.

«Es importante garantizar un suministro estable de productos del mar para garantizar la seguridad alimentaria». La flota pesquera de aguas distantes de China tiene más de 2.600 embarcaciones, un tercio de las cuales pescan calamares. La industria pesquera de China emplea a más de 14 millones de personas. Con el agotamiento de las reservas en China, los pescadores navegan cada vez más lejos para lograr sus capturas. A veces, con el riesgo de verse envuelto en conflictos marítimos.

En los últimos años, Indonesia ha incautado decenas de barcos chinos acusados ​​de caza furtiva en sus aguas. Los enfrentamientos entre los pescadores chinos y los guardacostas de Corea del Sur también han provocado muertes.