Pesca: el Sáhara ya supera en consulados a Las Palmas

Los países que han abierto consulados en El Aaiún son Costa de Marfil, Comoras, Gabón, Santo Tomé y Príncipe, República Centroafricana, Burundi, Zambia, Eswatini, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Gambia, Guinea, Djibouti, Liberia, Burkina Faso, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial y Haití han abierto consulados en la ciudad de Dakhla. A Dakhla se le suma ahora este marzo Surinam y es posible que Brasil siga el mismo camino. Como Francia, China perfila la apertura de una Cámara de Comercio.

Marruecos cree que la apertura de misiones diplomáticas extranjeras en el Sáhara confirma su soberanía sobre las zonas, en medio de la condena del Frente Polisario y Argelia, que respalda al grupo separatista. El éxito de la diplomacia marroquí ha provocado la ira del Frente Polisario, especialmente después de que Estados Unidos reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara y expresó su deseo de abrir un consulado en la región.

Jordania coronó sus sólidas relaciones bilaterales con Marruecos con la inauguración de un consulado en el Sáhara este jueves, en una muestra de apoyo a la soberanía marroquí. El nuevo consulado de Jordania es la tercera misión diplomática de un estado árabe en el Sáhara bajo control marroquí.

Según la agencia de noticias MAP, la ceremonia de apertura del consulado se llevó a cabo en El Aaiún y asistieron tanto el ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, como su homólogo jordano, Ayman Safadi. Fuentes de los medios citaron a Safadi diciendo: «Las relaciones entre Jordania y Marruecos son distinguidas e históricas, con una coordinación ininterrumpida».

«Me siento honrado de estar en El Aaiún para inaugurar nuestro consulado después de la decisión del monarca jordano, el rey Abdullah II, de abrirlo», agregó Safadi. “Nosotros, en la región árabe, debemos unir nuestros esfuerzos para enfrentar desafíos comunes”, dijo, y agregó que “hay muchos acuerdos que hemos concluido con Marruecos, y esperamos que se firmen lo antes posible. »

Bourita señaló que «Marruecos y Jordania mantuvieron sus relaciones en condiciones árabes y regionales muy sensibles y críticas», y destacó que «la decisión del rey Abdullah II de abrir un consulado en El Aaiún traduce las posiciones de Jordania en apoyo de nuestro país hacia la protección de su seguridad e integridad territorial.

El consulado de Jordania es el decimonoveno que se abre en el territorio, con once en El Aaiún y ocho en Dakhla. Los países que han abierto consulados en El Aaiún son Costa de Marfil, Comoras, Gabón, Santo Tomé y Príncipe, República Centroafricana, Burundi, Zambia, Eswatini, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. Gambia, Guinea, Djibouti, Liberia, Burkina Faso, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial y Haití abrieron consulados en la ciudad de Dakhla.

La decisión de Jordania de abrir un consulado en el Sáhara Occidental sigue a movimientos similares de los Emiratos Árabes Unidos el 4 de noviembre del año pasado y de Bahréin el 14 de diciembre. En noviembre pasado, Ammán anunció que tenía la intención de abrir un consulado general en El Aaiún luego de una llamada telefónica recibida por el rey marroquí Mohammed VI de su homólogo jordano, el rey Abdullah II, en la que el monarca jordano confirmó el pleno apoyo de su país a Marruecos en la lucha contra las violaciones. por el Frente Polisario separatista tras una crisis en el cruce de Guerguerat.

El rey marroquí en ese momento acogió con satisfacción la decisión de Jordania de abrir un consulado general en El Aaiún. También expresó su «aprecio y gratitud por la posición de Jordania, que se enmarca en las posturas de apoyo que el Reino Hachemita de Jordania ha venido expresando sobre la cuestión de la integridad territorial de Marruecos».

La decisión de Jordania de abrir un consulado en el Sahara es una victoria para la diplomacia marroquí y refuerza los esfuerzos del reino por obtener el reconocimiento internacional de su soberanía sobre la región que disputa el Frente Polisario. Los observadores argumentan que el apoyo jordano fortalecerá la presencia de representaciones diplomáticas extranjeras en el suroeste de Marruecos, defendiendo la soberanía marroquí sobre las regiones del Sahara.