Pasa por Canarias un barco alemán con 25 toneladas de residuos plásticos

La aduana de Senegal ha trincado esta última semana de mayo a un buque que pasó por Canarias (entre Fuerteventura y Gran Canaria) con 25.000 kilos de residuos de plástico destinados a dejarlos en África. Así, se capturó al barco alemán Hansa Neuburg, propiedad de Hapag-Lloyd, el quinto mayor armador del mundo, tratando de descargar ilegalmente 25 contenedores que contenían cinco toneladas de desechos plásticos en el puerto de Dakar. Hapag-Lloyd acordó pagar una multa de tres millones de euros y devolver los 25 contenedores llenos de residuos a Alemania. Ahora el barco está parado en Mauritania.

En 2019, los desechos plásticos fueron clasificados como sustancias peligrosas (que incluyen desechos electrónicos y nucleares), cuyo comercio internacional está restringido por el Convenio de Basilea. En 2020, en un esfuerzo por abordar su creciente crisis de plásticos, el gobierno de Senegal prohibió varios artículos de plástico de un solo uso, incluidas bolsas de plástico desechables y tazas de café.

Greenpeace Africa Oceans ha denunnciado que es «es desalentador ver que los países del Norte del mundo no respetan las leyes vigentes que elaboran y votan colectivamente, sin mencionar las leyes de nuestros países, que sirven para proteger a nuestra gente. Ellos reconocen nuestra soberanía solo cuando les conviene, y cuando no les conviene, rápidamente volvemos a ser los páramos en los que han tratado de transformarnos durante siglos».

Desde que China impuso una prohibición a las importaciones de residuos plásticos en 2018, con lo cual se cerró lo que había sido el destino principal de los desechos plásticas del mundo hasta entonces, los países occidentales han estado buscando otros países donde derivar toda la basura que no son capaces de reciclar. La mayoría trasladaron sus exportaciones hacia países del Sudeste Asiático, donde una industria de trabajadores más que precarios ha tomado el relevo en China a la hora de separar a mano los restos que aún son reciclables dentro de toda esta basura. Pero las prohibiciones impuestas gradualmente también en varios estados de la región han redirigido los cargamentos hacia otros países.