Mubadala seguirá en Tenerife y ultima con Petrobras comprar una refinería de Bahía

El fondo de inversión de Abu Dhabi, Mubadala Investment Co, propietario de la refinería de Santa Cruz de Tenerife, ha iniciado conversaciones exclusivas con Petrobras para comprar la segunda refinería más grande de Brasil. Mubadala no tiene previsto abandonar Canarias donde su planta de refino está parada. La empresa árabe tiene pedida licencia de operaciones en Granadilla de Abona pero también está el formato de consumo de energía en Canarias tras 2030. La existencia de una planta de refino en Brasil permitirá a la empresa llevar combustible desde África a América Latina y obviar la planta de Canarias, paralizada de forma absurda porque los canarios así lo han votado al calor del populismo.

Petroleo Brasileiro, como se conoce formalmente a Petrobras, confirmó en una presentación que Mubadala había presentado la mejor oferta y que había sido invitado a negociar. El interés que tiene Mubadala por la planta de Tenerife es tal que en el último informe de 2019 la única mención que hay es la colaboración que tiene con el Bancos de Alimentos «en las áreas cercanas a las operaciones de la compañía» para «para contribuir a satisfacer las necesidades urgentes de alimentos básicos».

Mubadala discutirá los términos del contrato con Petrobras de Brasil en una negociación exclusiva que se espera tome varias semanas, dijeron las personas el jueves, y declinaron ser nombrados ya que las conversaciones no eran públicas en ese momento. Si el contrato cambia significativamente, Petrobras volverá a llamar a los competidores para una segunda ronda de ofertas según el precio, dijeron las fuentes.

El conglomerado indio Essar también hizo una oferta vinculante por Rlam, como informó Reuters en junio, y podría competir nuevamente por la refinería si Petrobras decide volver a venderla. Mubadala y Essar no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Petrobras no proporcionó ningún otro detalle fuera de su presentación de valores.

Petrobras solo dará a conocer un ganador final una vez que finalicen todas las etapas. Rlam, que tiene su sede en el estado norteño de Bahía y tiene una capacidad de 330.000 barriles por día, es la primera de un grupo de ocho refinerías que Petrobras planea vender para terminar con su casi monopolio en el procesamiento de combustible en Brasil.