Marruecos ya tiene cómo investigar el fondo marino de Canarias

Marruecos está reforzando su arsenal de investigación oceanográfica. Así fue como se recibió este marzo un nuevo buque de investigación oceanográfica en el puerto de Agadir. Sin alboroto de los medios, la nueva instalación de investigación oceanográfica fue nombrada, por orden real, en honor al erudito marroquí Al-Hassan Al-Marrakchi, quien murió en 1262, quien era famoso en los campos de la astronomía, las matemáticas y la geografía de la ciencia.

Con una eslora de 48 metros y una manga de doce metros, esta nueva embarcación está equipada con tecnologías avanzadas para promover la investigación multidisciplinar del ecosistema marino. La nueva instalación puesta en marcha en el puerto de Agadir se utilizará principalmente en el campo de la prospección científica multidisciplinar. Financiado por una suma de 48 millones mediante un préstamo concedido por el gobierno japonés, en virtud de un acuerdo firmado entre los gobiernos de los dos países en 2017. Lo que Madrid no habría visto favorablemente, prosigue el diario, que recuerda el contexto geopolítico, especialmente después del reconocimiento estadounidense del carácter marroquí del Sahara.

Dar al Beida fue diseñado para una serie de funciones, principalmente misiones hidrográficas y oceanográficas, como la realización de estudios topográficos, la adquisición y el procesamiento de datos, el muestreo científico y análisis relacionados.

Dar al Beida cuenta con el apoyo de un par de lanchas hidrográficas de 8,4 metros más un barco de trabajo de uso general y un RHIB de 4,5 metros. Cada una de las embarcaciones de apoyo hidrográfico está equipada con equipo de levantamiento y una ecosonda multihaz desplegada por pescantes dedicados. Estos lanzamientos se utilizan para el levantamiento de puertos, canales de acceso y aguas muy poco profundas en áreas costeras.

Dar al Beida también podrá cumplir con los requisitos operativos de las autoridades marroquíes en cuanto a patrullaje, asistencia humanitaria, Fuerzas Especiales o despliegue de buzos, búsqueda y rescate y protección del medio ambiente.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Su versatilidad permite una amplia gama de misiones específicas gracias a una amplia plataforma trasera para almacenar contenedores u otros equipos, las últimas grúas y otros equipos de cubierta para manejar y operar equipos especiales, dos áreas VERTREP e instalaciones dedicadas que incluyen una enfermería, área de preparación de buzos y laboratorios científicos.

Está equipado con un apéndice donde se ubica el equipo científico de base acústica, incluidos los dos ecosondas multihaz, para separarlos de la superficie del agua y de las fuentes de ruido. Con especial atención durante la fase de diseño a la configuración acústica, la embarcación podrá realizar estas misiones a alta velocidad en mares agitados.

La forma del casco se diseñó especialmente para evitar el barrido de las burbujas frente a los transductores acústicos, ya que las burbujas de aire interrumpen las ondas acústicas, lo que reduce la calidad de los datos. La embarcación cumple con la curva ICES 209 y el requisito DNV Silent R. Los requisitos técnicos mejoran el nivel de datos y permiten que el buque cumpla con los requisitos de la OHI.

Desafío

El mayor desafío fue integrar e interconectar todo el equipo científico a través de una red dedicada. El puente está equipado con un sistema de puente totalmente integrado que también está conectado al sistema de gestión de plataforma integrado.

Los sistemas incluyen sonar de barrido lateral, perfilador de velocidad del sonido del casco, sistema de posicionamiento USBL, Doppler acústico, perfilador de corriente, termosalinógrafo, perfilador de subfondo, perfilador de profundidad de temperatura de conductividad, medidor de mareas, magnetómetro, perfilador y agarrador de sedimentos, descorazonador de gravedad, sistema de procesamiento de datos científicos y estación meteorológica.

Para lograr el rendimiento requerido de ruido y vibración, se implementó un sistema de propulsión eléctrica. Dos motores eléctricos Siemens están montados sobre almohadillas y conectados directamente a las líneas del eje a través de acoplamientos flexibles. Los motores son accionados por variadores de frecuencia Siemens, que también controlan propulsores transversales. La planta eléctrica está compuesta por cuatro grupos electrógenos de 1.200 kW.

El sistema fue diseñado especialmente para esta embarcación. Las hélices de paso fijo también fueron diseñadas para ser lo más silenciosas posible.  Se utilizan dos cabrestantes para desplegar equipos científicos. El cabrestante del batidor está equipado con 6.000 metros de cable coaxial y un cabrestante multiusos cuenta con 6.000 metros de cable de acero. Ambos están instalados en la bodega del cabrestante debajo de la plataforma principal, con cables que van hasta la plataforma principal a través de poleas.

En la cubierta principal, un bastidor en A de 10 toneladas despliega un sistema de extracción de muestras utilizando el cabrestante multipropósito, y una pluma telescópica instalada en el costado de babor despliega la batisona. Una grúa de brazo articulado completa el equipo de cubierta. Todo el equipo de la plataforma es impulsado hidráulicamente por tres grupos de energía centralizados instalados debajo de la plataforma principal.

El nuevo buque de investigación oceanográfica ayudará a fortalecer la investigación científica y desarrollar los recursos pesqueros. Permitirá al Instituto Nacional de Investigación Pesquera (INRH) profundizar la investigación en el campo pesquero y monitorear las poblaciones de peces a profundidades de hasta 1.000 metros. De hecho, agrega el diario, se trata de un laboratorio móvil que también permitirá al INRH construir un ecosistema en beneficio del desarrollo sostenible y profundizar la pesca y la investigación científica.

En febrero de 2020 la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, garantizó que España no aceptará una política de «hechos consumados» y se reservaba el derecho a emprender las acciones internacionales que crea oportunas si Marruecos decide actuar unilateralmente en la fijación de sus fronteras marítimas en Canarias.

En respuesta a una interpelación de la portavoz de Coalición Canaria en el Congreso, Ana Oramas, González Laya ha recordado que el derecho internacional y la Convención del Derechos del Mar establece claramente que esa delimitación de las aguas solo podrá llevarse a cabo mediante acuerdo entre los estados afectados.

Ha garantizado que «no caben hechos consumados» ni «decisiones unilaterales» por parte de Marruecos y eso es algo que comparte, ha dicho, el Gobierno marroquí. No obstante, España estudiará «meticulosamente» el contenido de la normativa marroquí -que aún se encuentra en tramitación parlamentaria- y que debe remitirse a Naciones Unidas, al tiempo que se reserva el derecho a adoptar las medidas que considere oportunas si ve que afecta a sus intereses.

De todos modos, González Laya ha pedido no caer en el «alarmismo» porque, a su juicio, Marruecos está haciendo «lo mismo» que España, que es emplear la normativa internacional para fijar sus fronteras marítimas. «No es momento de ir a una instancia internacional a quejarse», ha insistido la ministra, que ha explicado que está recibiendo información precisa de Marruecos para que sus fronteras respondan a la legalidad internacional que obliga a un acuerdo entre estados y que veta acciones unilaterales.

No han convencido estas explicaciones a Oramas, que teme que Marruecos se apropie unilateralmente de aguas canarias que contienen importantes recursos económicos en hidrocarburos y en telurio.
«No puede haber una expansión y una política de hechos consumados en la expansión de mar por parte de Marruecos», ha insistido la diputada de Coalición Canaria, que ha pedido al Gobierno que presente una queja formal ante la ONU por contravención de las leyes del mar.

También ha criticado el cierre del «consulado» de España en El Aaiún, lo que obligará, según denuncia, a desplazarse a largas distancias a varios miles de españoles de origen saharaui para tramitar su documentación. Laya ha negado que la oficina abierta en esta ciudad fuera un consulado, sino un «deposito de documentos», y ha explicado que lo que ha hecho Exteriores es poner «orden» en una oficina que no tenía atribuciones para legalizar documentos. La ministra también ha adelantado que el Gobierno aceptará la moción de Coalición Canaria si está en «línea con los compromisos internacionales y de respeto de la legalidad internacional».