Marruecos ya patrulla sobre Tropic, el monte submarino del telurio de Canarias

Marruecos ha confirmado que ha entrado en las aguas territoriales españolas de Canarias que considera suyas hasta el punto donde se encuentra el monte submarino Tropic, el mismo que acumula sobre su lecho marino toneladas del misterioso telurio, el supermaterial que será clave para el revestimiento de las plataformas eólicas que se ubican en el mar.

Dicha acción ilegal cuando hay pateras rumbo a Canarias circulando de forma permanente  se supo este lunes al darse a conocer que la fuerza naval marroquí había detenido buques espías turcos en aguas españolas canarias. Esos barcos estarían realizando operaciones de captación de información y posicionamiento de buques. Fue hace unos meses cuando pasó este suceso con buques turcos camuflados como chinos y que tenían motores eléctricos. Lo que no se sabía es que Marruecos había entrado en labores de vigilancia hasta la cocina de las aguas territoriales de España en Canarias. Los buques supuestamente pesqueros turcos se han colocado en El Aaiún al igual que sus tripulantes.

Oficialmente, los dos barcos fueron abordados «frente a Dakhla» pero en realidad las propias autoridades marroquíes han desvelado este junio lo siguiente: «los investigadores sospechan que espían la riqueza submarina o entregan armas a países de la región». Estos barcos con características militares fueron abordados cerca del área del Tropic con banderas falsas y sin bodegas para peces. Esto sugiere que están involucrados en operaciones de espionaje por riqueza submarina en aguas que Rabat considera marroquíes o que están transportando armas que entregan a ciertos países de la región.

También este mes de junio la Marina Real de Marruecos abordó un pesquero con bandera de Bolivia boca abajo frente a El Aaiún y cinco miembros de la tripulación, todos portadores de la nacionalidad turca, han sido detenidos. Se descubrió que operaba con tres motores, uno diésel y los otros dos eléctricos.

Una especificidad técnica que solo se encuentra en los buques de guerra para facilitar las maniobras de y aumentar su resistencia aerodinámica es el uso de motores eléctricos. Aunque eran pesqueros no encontraron rastros de pescado en las bodegas del barco. Esto plantea varias interrogantes sobre los motivos que empujaron al capitán de este barco a navegar en esta zona marítima. No es la primera vez que la Marina Real aborda un barco cuya tripulación es de nacionalidad turca frente al Sahara.

Marruecos ya había bloqueado dos barcos frente a Dakhla. El primer barco, llamado Cake Omar, que enarbolaba la bandera turca con cinco tripulantes turcos, fue remolcado al puerto de Dakhla. Los investigadores no encontraron rastros de peces en las bodegas. El segundo, que fraudulentamente tenía un nombre chino con una tripulación turca, tenía grandes motores y tampoco parecía un barco de pesca.

Los investigadores descubrieron que las tripulaciones de algunos barcos turcos intentaban encubrir sus actividades falsificando documentos a bordo. Esto es lo que los llevó a inspeccionar a fondo el sistema automatizado del barco para verificar su identidad y puerto de origen. Resultó que estos barcos extraen la tinta de la costa de la ciudad mauritana de Nouadhibou y que de ninguna manera son pescadores.