Majo y limpio al personal extranjero zombi en reparaciones portuarias de Las Palmas

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha lanzado una norma que impide que haya zombis reparando buques en el puerto de Las Palmas y que haya entrado en el país como turista o como marinero. Con esta medida, a la que ha tenido acceso Puertos928, se busca reducir los riesgos laborales y que no haya dumping social entre la mano de obra foránea contra la insular. La existencia de gente del sudeste asiático o de Europa del Este, por ejemplo, haciendo soldaduras se tolerará «excepcionalmente». No se menciona en la norma el papel que debe desarrollar las autoridades policiales de fronteras aunque se supone que quien debe reclamar su presencia en casos que sean objeto de investigación es Capitanía Marítima.

La ordenanza para la realización de trabajos de reparación de buques, plataformas y artefactos flotantes, atracados en los puertos gestionados por la Autoridad Portuaria de Las Palmas tiene una dureza de tal calibre que ahora deja a la Capitanía Marítima de Las Palmas manos libres para sancionar operaciones de reparaciones con personal no cualificado. Estas medidas han sido firmadas por el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha adoptado esta medida porque la norma que regula el sistema es de 1977 y está en fase de revisión. Pero mientras Madrid regula el sistema en Las Palmas se deja claro: los trabajos de reparación o desguace que se realicen a bordo de buques, plataformas o artefactos flotantes que se encuentren en seco o atracados en muelles de armamento o instalaciones específicamente habilitadas al efecto de talleres, varaderos o astilleros, las cuales se regirán por los títulos administrativos para embarcaciones de menos de 24 metros de eslora total; Y las embarcaciones nacionales dedicadas a la actividad pesquera o de servicio de puerto de menos de 24 metros de eslora total.

Se reitera que la Capitanía Marítima en Las Palmas podrá en cualquier momento inspeccionar las obras y solicitar la documentación técnica pertinente y que las «transformaciones, reformas o grandes reparaciones» de buques, plataformas o artefactos flotantes nacionales serán controladas por la Administración Marítima – Capitanía Marítima en Las Palmas, de acuerdo con la normativa nacional en
vigor».

La directiva portuaria señala que los trabajos de reparación, que «excepcionalmente puedan ser realizados con la tripulación del buque», deberán tener nombrado obligatoriamente una «persona responsable o director de obra» con base legal española. En los trabajos de «transformación, reforma o gran reparación en buques extranjeros y buques nacionales», la «persona responsable» de las obras a realizar será el director designado desde tierra.

En el supuesto de intervención simultánea a bordo de varios talleres o astilleros autorizados ejecutando los mismos o diferentes trabajos, las personas responsables de cada taller o astillero autorizado y/o el director de obra, quedarán subordinados a las instrucciones del capitán o persona responsable a bordo en caso de buques, plataformas o artefactos sin dotación, «que como titular del centro de trabajo ejercerá como coordinador empresarial».

La norma señala que durante las reparaciones navales no se modificarán los diseños o instalaciones destinados a impedir que los circuitos o aparatos sean sometidos a voltajes superiores a los previstos.
Agrega la norma que «sólo las personas autorizadas podrán entrar en los recintos donde haya aparatos e instalaciones eléctricos bajo tensión, o tener acceso a la parte posterior de los cuadros de interruptores o de distribución al tiempo que se apostilla: «el personal sin autorización no puede hacer reparaciones eléctricas y jamás debería instalar nuevos equipos o modificar los equipos ya instalados a bordo».