spot_img

Los nuevos planes del simpático puerto de Sines

El puerto de Sines, que avanza para ser la puerta de entrada de mercancías de Castilla la Mancha y Extremadura en la Península, ha sumado el primer suministro de combustible búnker a los buques utilizando Gas Natural Licuado (GNL), es decir, primera operación similar realizada en Portugal continental. La draga Scheldt River ha sido el primer buque en captar este tipo de combustible. La operación ha coincidido con la llegada del secretario de Estado de Energía norteamericano con empresas.

Sines ha adjudicado a Conduril-Engenharia, por 72 millones, la extensión del rompeolas en 750 metros, lo que fortalecerá la protección de la Zona Este del Puerto de Sines, en particular en lo que respecta a la próxima fase de la expansión de la terminal de contenedores Sines – Terminal XXI, bajo la responsabilidad de la concesionaria PSA Sines. Una vez que se complete esta próxima fase de expansión, la Terminal XXI duplicará su capacidad instalada a 4,1 millones de TEUs de 20 pies.

En una excelente muestra de ignorancia, el secretario de Estado de los Estados Unidos: «Esta es una puerta de entrada a Europa, es el puerto europeo más cercano a los Estados Unidos, gran parte de la carga proviene de la costa este de los Estados Unidos, y es un punto único y estratégico para nosotros. Creo que ese es el interés y la razón por la que hay empresas estadounidenses aquí», dijo Brouillette.

La operación realizada, conocida por la expresión inglesa truck-to-ship, se caracteriza por el suministro de GNL al buque a través de un camión cisterna estacionado en el muelle. En este caso particular, el GNL se cargó en el camión cisterna en la estación de servicio de la Terminal de Gas Natural y se suministró al buque atracado en la Terminal Multipurpose, con toda la operación se haciendo en el área de jurisdicción del Puerto de Sines.

A pesar de ser una operación que no presenta grandes riesgos, todos los procedimientos se activaron para garantizar la seguridad total del suministro, y se capacitó a los equipos del Puerto de Sines para tratar este tipo de producto. Este tipo de operación se llevó a cabo en nuestro país, por primera vez, en diciembre de 2017, con el suministro del crucero Aida Prima en el puerto de Funchal, isla de Madeira. También es importante recordar que en 2019 la Terminal de GNL de Sines superó los 4 millones de toneladas, el mejor resultado desde que comenzó a operar en 2004, lo que representa un crecimiento anual de 44,5%, en comparación con 2018.

Dan Brouillette visitó el puerto de Sines en febrero, acompañado por el Embajador de ese país en Lisboa, George Glass. Esta visita confirmó el creciente interés que el Gobierno estadounidense ha mostrado en el Puerto de Sines, en particular con respecto al aumento en el comercio de GNL.

Otro segmento de carga que ha estado en la agenda bilateral Portugal – Estados Unidos es la carga en contenedores. PSA Sines, concesionaria de la Terminal de Contenedores de Sines – Terminal XXI, recibió a la delegación frente al muelle que será el objetivo de expansión en un futuro próximo. Los responsables de la terminal tuvieron la oportunidad de presentar la planificación que permitirá duplicar la capacidad instalada de la infraestructura a 4,1 millones de Teus, ofreciendo un frente de muelle de 1.750 metros.

Aún con respecto a la carga en contenedores, José Luís Cacho, presidente de APS, presentó la futura terminal de contenedores, la Terminal Vasco da Gama, cuya licitación pública internacional se lanzó en octubre pasado y que ha atraído la atención de algunas empresas estadounidenses. La visita del funcionario del gobierno estadounidense estuvo acompañada por una delegación comercial, compuesta por compañías relacionadas con GNL como Venture Global LNG, Next Decade, Cheniere y Penn America Energy, y la constructora y operadora de terminales de contenedores Ports America, Jacobs Ingeniería, Infraestructura Civil Bechtel y Aecom. El Puerto de Sines ofrece cuatro servicios regulares semanales a EE.UU.


Últimos artículos

Contenido relacionado