Los ingenieros de caminos en Las Palmas se dividen tras las críticas a Ibarra

Integrantes del Colegio de Caminos, Canales y Puertos en Las Palmas han expresado este fin de semana a Puertos928 su malestar por las críticas de la organización al presidente del Puerto de Las Palmas, Luis Ibarra, por tener tres titulados en la entidad estatal provincial en plantilla generando costes como recurrir al sector privado, «y ahí estamos nosotros con carga de trabajo y dando de empleo a otros compañeros», dijo un consultor este fin de semana.

La demarcación en Canarias del Colegio Colegio de Caminos, Canales y Puertos, como adelantó Puertos928, ha lamentado que el puerto de Las Palmas no esté al mismo nivel de profesionales que en otros escenarios como Baleares, «y eso es absurdo porque debería compararnos con Algeciras o Barcelona y Valencia, no esa cosa que parece Pasito Blanco y se llama Puerto de Palma», explicó un consultor de este colectivo profesional.

Diversas firmas de ingeniería consultadas el viernes pasado por Puertos928 ya indicaron que «el Colegio se olvida que este puerto en Las Palmas ha tenido al menos un presidente que forma parte de este gremio y algún director, que en Las Palmas hay grandes empresas como Satocan, cuyo presidente es un integrante del Colegio y dirige la primera constructora de las islas, o honorables estudios de ingeniería de camineros internacionalizados gracias a que se han capitalizado en el puerto de Las Palmas, las críticas son penosas y ajenas a la realidad».

«Si lo que quieren es que haya funcionarios, con los riesgos judiciales que eso genera, que lo diga el Colegio claramente, pero eso va en contra de la velocidad y de la profesión porque tener funcionarios para que atasquen no tiene lógica», apostilló un ingeniero que pidió, como el resto, no ser mencionado para «no crear más división, pero que al menos el cliente sepa que hay empresas que existimos y operamos gracias a que no hay funcionarios vegetando como sí le pasa a los industriales». Esta misma fuente se preguntó cuántos despachos de la Península comen gracias al Puerto de Las Palmas, «y sería anticompetitivo y desafortunado comenzar a pedir pedigrí a todo el que licita en nuestro puerto».