spot_img

Los hidroaviones frenan el desguace de la Base Naval de Las Palmas

La presencia de hidroaviones en el Puerto de Las Palmas por la existencia de incendios en la isla bloquea ya negociaciones para echar a la Armada de la capital de la isla y dedicar su suelo a la creación de terrazas, centros comerciales con franquicias que hay en otros espacios y recintos alojativos de cinco estrellas. El centro comercial que está en frente, El Muelle, está en quiebra y los cruceristas apenas gastan dinero porque ni tiene marcas de referencias y porque ir a un supermercado de marcas blancas o a una hamburguesería americana tampoco genera interés turístico. La propiedad tinerfeña que se hizo con El Muelle con la esperanza de que el Gobierno de Canarias frenase la apertura de horarios en otros como Las Arenas; pero eso no ha pasado. Los propietarios de Las Arenas tienen un supermercado en El Muelle. Fund Grube, igual.

El incendio declarado en Gran Canaria ha vuelto a traer a aparatos del Ejército del Aire que, coordinados con la Guardia Civil y la Armada, ha dispuesto de la agilidad necesaria para captar agua y arrancar a La Adea de San Nicolás. La escasa visibilidad por la calima también ha acelerado la toma de esta decisión. El Muelle Nuestra Señora del Pino se empleaba para exportar fruta en el Puerto de Las Palmas y, con la autoarquía iniciada en 1939, fue nacionalizada en invierno de 1940.

Desde los años Setenta, tras las peticiones lanzadas por el partido de Cubillo, el separatista CNC, decenas de formaciones políticas han reclamado la salida de la Armada de la Base Naval de Las Palmas. Los militares no se niegan siempre que ese espacio se quede como zona verde, cosa que siempre silencia los grupos partidarios y patronales vinculadas al cemento. Los separatistas, con el oxígeno financiero de Argelia, comenzaron a reclamar la «liberaciòn» de ese suelo en la época de la Guerra Fría.

Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, es quien sentencia: «nosotros vamos a exigir las conclusiones de la comisión sobre la recuperación de la base naval de Las Palmas de Gran Canaria que conseguimos en el Congreso de los Diputados». Quevedo admite que «la realidad de fondo es que Defensa no quiere irse de la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria». Podemos reclama que el traslado porque «lo justo sea que su devolución sea a coste cero».
En 2019, en un ataque de corrección política, la ministra de Defensa, Margarita Robles, visitó la Base Naval en Las Palmas de Gran Canaria y dijo que su departamento tiene la «máxima» disposición para llegar a acuerdos sobre el Arsenal desde «voluntad política», siempre que el traslado garantice los «intereses» de la Armada y de los ciudadanos.

«Si hay otro lugar de ubicación para la Armada, nosotros estaremos encantados de poder llegar a un acuerdo, la prueba es que ya está habiendo negociaciones entre la Armada y la Alcaldía», dijo. Robles ha asegurado que ambas instituciones trabajan «en la posibilidad de buscar espacios alternativos» aunque «tenemos que compaginar los intereses de la Armada, que son los de todos los españoles porque las Fuerzas Armadas y los ejércitos trabajan para todos los españoles, y compatibilizar también con los intereses de la ciudadanía», ha referido.


Últimos artículos

Contenido relacionado