spot_img

Los gallegos se llevaron la pesca y ya van camino de quedarse la eólica marina de Las Palmas

El lobby gallego sigue obsesionado con el puerto de Las Palmas, puerto del que viven aunque los dividendos e impuestos se reparten en territorios como Vigo o La Coruña. Atrás ha dejado a empresas pesqueras que han dejado quebrar cuando ya no han sido útiles como Freiremar. Tras Galicia ha aparecido el deficitario puerto de Santa Cruz de Tenerife, que tiene un balance positivo por el dinero que aporta la Autoridad Portuaria de Las Palmas, diciendo ahora que quiere ser hub regional del eólica marina cuando esas innovaciones se llevan haciendo desde 2012 en Megaturbinas Arinaga con Siemens Gamesa.

Directivos de empresas del sector consultadas dijeron este jueves que «hay mercado para todos pero ya puestos a que hay mercado para todos es mejor que exploren quitar mercado al sector en Polonia y no en Las Palmas». Obviamente las empresas de Las Palmas no quieren exponer su nombre al ser parte de la cadena de proveedores que hay en las migajas que quedan actualmente en Las Palmas.

Además de buitrear el negocio de la pesca con el pulpo y calamar de Mauritania y África subsahariana, la obsesión gallega por tener en Las Palmas el jardín trasero de sus intereses pasa por otros circuitos: la eólica marina. Si las empresas mallorquinas del turismo hundieron en su momento el destino Gran Canaria, ahora la eólica marina es el nuevo nicho de negocio al que quiere meterle mano el capital gallego tras hacerse con la pesca.

Los viajes de Navantia al puerto de Las Palmas no es otra cosa que una agenda para captar aliados y evitar generar enfrentamientos. Mientras el Gobierno central ha aplicado una moratoria a las petiociones de demanda de potencia eólica las inversiones en Galicia se disparan de cara al ensamblaje de molinos.

Captando información

Tras una visita de operadores portuarios de Las Palmas a Galicia los presidentes de Iberdrola, Navantia y Windar firmaron este julio un convenio marco de colaboración para la fabricación y suministro de 130 cimentaciones monopiladas XXL entre 2023 y 2025 para futuros parques eólicos marinos, por valor de hasta 400 millones de euros.

La inversión prevista del consorcio asciende a 36 millones de euros y la producción en estas instalaciones está preparada para proporcionar puestos de trabajo de calidad a 1.000 personas, que se suman a los miles ya generados en contratos anteriores. La nueva fábrica adaptará un edificio existente para curvar chapas gruesas en estructuras de hasta 16 metros de diámetro e incluirá nuevas cabinas de pintura y áreas de almacenamiento para productos terminados, así como equipos de última tecnología necesarios para el proceso de fabricación.

La nueva fábrica de monopilajes XXL, que fabricará cimentaciones de más de 100 m de longitud y un peso de hasta 2.500 toneladas, estará en funcionamiento en 13 meses y se instalará en una parte del astillero de Fene, sin interferir con las instalaciones de producción construcción de otros productos eólicos marinos, como chalecos y estructuras flotantes, donde Windar y Navantia ya son referentes internacionales.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, destacó este verano que la confianza de la eólica marina en Galicia para abrir oportunidades de recuperación económica. Consciente de que la eólica marina es un sector en auge que aún necesita ser regulado y promovido, Feijóo destacó la estrategia de Galicia para impulsar este tipo de parques eólicos, siempre en coordinación con la industria pesquera. La región ha creado un Observatorio Eólico Marino que integra la industria, el sector pesquero y la Administración. Asimismo, recordó que Galicia está trabajando junto con Asturias y Cantabria.


Últimos artículos

Contenido relacionado