spot_img

Los estibadores siembran el caos comercial en Madeira

El modelo de relacionales laborales que Canarias exporta a través de programas europeos de formación ha dado como resultado este mes de febrero un acontecimiento logístico inédito: aislamiento de abastecimiento en Madeira por huelga de estibadores en Lisboa. Los trabajadores en el puerto de Lisboa han decidido convocar una huelga de tres semanas, del 19 de febrero al 9 de marzo, en protesta contra las cuatro empresas de estiba que abogan por una reducción de los salarios del 15%. Es algo parecido a lo que deberá ocurrir en Canarias con los planes de prejubilaciones que están en fase de desarrollo. En Madeira, Carrefour ha tenido que sacar productos de alimentación a la calle a bajo precio para evitar colas. Hay supermercados con estanterías vacías.

Con algo más de 400 mil euros, los estibadores de Canarias y la patronal de la que forman parte, de un programa que ha vencido el 31 de diciembre de 2018 que se llama Plamacan (Interreg) para «facilitar a las empresas su internacionalización hacia mercados de África Occidental y, en particular Mauritania creando una plataforma que permita la gestión de proyectos empresariales comunes en el ámbito de los servicios e industrias vinculados al tratamiento de la pesca, la prestación de servicios a la industria extractiva y sectores off-shore y extractivos, y finalmente al turismo».

El Servicio de Salud de Madeira advirtió este miércoles que las restricciones observadas en los puertos del continente están causando «algunos retrasos en la recepción de los consumibles médicos», pero podría empeorar con la huelga de 20 días. «Hasta ahora, esta situación no ha comprometido el funcionamiento normal de la farmacia del hospital, por lo que se ha asegurado la distribución de medicamentos a los usuarios», dice en un comunicado.

Lo que equivale en las islas a Servicio Canario de Salud ha advertido que «si se confirma la huelga de 20 días anunciada entre el 19 de febrero y el 9 de marzo, y si se aplica a los buques/carga destinados o procedentes de la Región Autónoma de Madeira, esta situación podría empeorar». «Sanidady sus profesionales harán todo lo posible para minimizar los efectos de esta situación en los usuarios», concluye el comunicado remitido a Puertos928.

En Madeira hay problemas para comprar carne de vaca, cerdo además de productos enlatados y lácteos. El efecto de la huelga ha colocado el precio de un kilo de carne de vaca hasta 11,99 euros. Desde el pasado sábado en Carrefour de Sao Martinho no hay pollo regional entero. Carnes refrigeradas, con poca variedad, incluida la carne de cerdo es una de las carnes más buscadas. Los barcos que llegan a la isla lo hacen con poco menos de la mitad ocupada, como ocurrió el fin de semana pasado con el buque Funchalense 5. Con el barco portacontenedores, el ‘Rebecca S’ ha pasado algo similar, informa la prensa local.

Los estibadores en el puerto de Lisboa decidieron el 4 de febrero convocar una huelga de tres semanas en protesta contra las cuatro empresas de estiba que abogan por una reducción del 15% en los salarios de esos trabajadores portuarios. «Los estibadores decidieron hoy, en plenario, continuar con una huelga de tres semanas, del 19 de febrero al 9 de marzo, pero que está dirigida contra tres compañías del grupo turco Yilport – Liscont, Sotagus y Multiterminal – y una cuarta compañía, TMB (Terminal Multiusos do Beato)», dijo el presidente de SEAL. Según António Mariano, del 19 al 28 de febrero, los estibadores solo trabajan para esas cuatro compañías en el segundo turno, y del 29 de febrero al 9 de marzo, no habrá trabajo para estas compañía. Este miércoles, en declaraciones a Lusa, el presidente de SEAL ya había enfatizado que el aviso de huelga no cubre al grupo portugués ETE, que transporta barcos a Madeira.


Últimos artículos

Contenido relacionado