Las patrulleras de la Guardia Civil en Canarias tendrán lanzagranadas

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil contará con patrulleras en Canarias con lanzagranadas en un nuevo contexto donde la prioridad será la defensa de la integridad del Estado y la prevención de delitos de inmigración ilegal. La medida forma parte de la agenda de la dirección general de la Guardia Civil donde se pone de relieve adquirir dos patrulleras todo tiempo y dos de alta velocidad para misiones de patrulla, «lucha contra la inmigración ilegal, protección del medio ambiente marino, vigilancia de lucha contra el narcotráfico y resto de misiones específicas de la Guardia Civil».

Las patrulleras de la Guardia Civil de alta velocidad permitirá que los agentes puedan permanecer durante largos períodos un alto grado de alistamiento y un tiempo de preparación para salir a la mar muy reducido, todo ello compatible con una permanencia en patrulla en la mar de 12 horas, una separación de la línea de costa de al menos 20 millas y una dotación de 4 hombres. Serán de aluminio.

Empleando inteligencia artificial los medios de navegación y detección le permitirán permanecer en la mar en todo tiempo y la localización y el seguimiento de embarcaciones pequeñas tanto de día como de noche. Para poderse abarloar a todo tipo de embarcaciones contará con una alta velocidad punta de superior a 35 nudos con un estado de la mar 4 en la escala de Douglas. Podrá navegar hasta en condiciones de estado de la mar 5 en la citada escala y «dispondrá de armamento disuasorio» y «elementos de interceptación». El presupuesto destinado para este proceso es de 10,7 millones de euros y comenzarían a operar antes de 2024.

La compra de nuevas unidades se debe a que las actuales «embarcaciones en muchos casos incumplen las condiciones de acomodación necesarias para los servicios que prestan y, además, las horas de navegación efectuadas han sobrepasado las expectativas iniciales, obligando a plantear las necesarias renovaciones exigibles a sus motores e hidrojets, descatalogados en el caso de los primeros. Todo ello implica inversiones en las citadas embarcaciones que superan con mucho el valor residual de las mismas, al encontrarse éstas con su vida útil sobrepasada», se expone en la memoria técnica que jusjtifica las compras.

El mal tiempo

El pliego destaca que «las circunstancias operativas y ambientales con las que la flota desarrolla su labor de lucha contra la inmigración son muy diferentes respecto a las previstas para las embarcaciones de alta velocidad. Esta circunstancia hace más idóneo el uso de patrulleros de casco de aluminio de mayor porte, estructura más reforzada y un excelente comportamiento en la mar en condiciones meteorológicas adversas, como las que suelen concurrir en la lucha contra la inmigración ilegal».