spot_img

La zona franca de Gran Canaria y Dakar pugnan por el hub de Amazon en West Africa




La Zona Franca de Gran Canaria en el puerto de Las Palmas se juega un negocio multimillonario. Se trata del hub de Amazon en África occidental para poder atender la demanda de comercio electrónico en el África, uno de los mercados emergentes en los que quiere potenciarse la compañía de Jeb Bezos. Todo debe ser en una superficie de 210.000 metros cuadrados aunque hay intermediarios freaks insulares intentando crear una burbuja hablando de suelo para el mercado interior canario, cosa que ya está cubierta desde hace meses.

La isla de Gran Canaria ya fracasó este 2021 por captar el negocio de empatado de plasma sanguíneo de Grifols por falta de preparación de la oferta de captación de inversión y el empeño desde Tenerife de bloquear a Las Palmas dado que finalmente se ha ido a Nigeria. Amazon envía mercancías a Senegal y otros 128 países, donde asume el riesgo y la responsabilidad de las entregas, al igual que lo hace en Estados Unidos, según la compañía.

Según la memoria técnica a la que ha tenido acceso Puertos928 la instalación que se ubicaría en la Zona Franca de Gran Canaria se construiría en cuatro pisos con tecnología avanzada de Amazon Robotics: 3.900 robots de transporte ayudarán a almacenar productos en los estantes y recoger pedidos. El edificio también será sido equipado con un sistema inteligente de gestión de edificios (BMS) y sensores de movimiento.

Hasta ahora se sabía que Amazon buscaba espacio para ubicar en Las Palmas operaciones pero no es para el mercado interior, que lo tiene resuelto con IGS Logística, que tiene como socios a Sarton, es decir, Ikea Canarias y República Dominicana. Lo que está pasando actualmente es que clubes empresariales en París o Nueva York agrupan compras y las reenvían a Dakar por vía marítima, con un sobrecoste disparatado que fomenta la llegada de competidores chinos como Alibaba.

Amazon quiere frenar por una cuestión de imagen los revendedores aunque no se opone a esta fórmula de negocio. En Senegal empleados de Air France hacen esos servicios por amplias relaciones de confianza en el mercado local. Asimismo, por la ausencia de un mercado que no se ha bancarizado a la velocidad que se esperaba. Los intermediarios cobran 8 euros por cada producto que reenvían.

Pero las compañías navieras que utiliza Amazon no siempre pueden proporcionar entregas a domicilio. La presencia en el puerto de Las Palmas de navieras como Boluda puede aportar la calidad de llegada de suministro que actualmente recurre a una ‘red subterránea’ porque prefieren usar contactos de confianza para comprar en Amazon.


Últimos artículos

Contenido relacionado