En Belén con los pastores: así se pierden 860 millones en Arinaga

Las autoridades canarias mantienen un estrecho cerco sobre las posibilidades de construcción del telescopio de 30 metros de La Palma (TMT) pero ni idea de lo que pasa con Equinor y podría resolver el futuro de las empresas de reparaciones navales de Las Palmas: los 860 millones en eólica offshore previstos en entre Arinaga y Juan Grande. Para eso no se moviliza nadie y menos con un 40% de desempleo y 70% de paro juvenil.

En materia de innovación en Canarias hay dos proyectos clave: el de Equinor en Gran Canaria y el TMT de La Palma, que se ubicará ahí en el caso que Hawaii opte finalmente por rechazar el plan sobre su suelo. El lobby madrileño que trabaja con el TMT tiene convencidos a los canarios que tendrá un gran impato: 745 empleos con salarios brutos de hasta 22.700 euros anuales. Paro el plan de Equinor está a punto de evaporarse.

La empresa estatal nórdica pidió a Madrid reserva de espacio en el mar a pocos kilómetros de Juan Grande. Se dijo en 2019 que serían inicialmente 200 megavatios (MW) de potencia pero la empresa calcula que serán 325 MW. Mientras las autoridades canarias están pendientes del TMT o el cierre del hotel Oliva Beach de RIU en Fuerteventura, de la macroinversión de la antigua Statoil mantienen silencio porque no saben cómo explicar que apenas han movido un folio en un año. Y que Madrid lleva un año sin autorizar lámina de agua y permisos para hacer catas y estudios.

El proyecto eólico genería entre 550 y 1.300 empleos directos y hasta 1.000 indirectos. En los 20 años de desarrollo, instalación, explotación y desmantelamiento generaría 780 millones de euros al PIB de Canarias. 990 millones de euros en el negocio que movería en términos generales.

Y es que la lotería de la instalación de al menos 100 turbinas flotantes de Equinor se puede perder. El negocio de la eólica marina además de beneficiar en tierra para reducir la huella de carbono y colocr a Canarias como líder mundial en eólica marina, puede resolver la crisis de carga de trabajo de Astican, Hidramar y Zamakona juntas porque esos molinos tienen que configuarse en espacios como el Puerto de Las Palmas.

La costa del proyecto Firefly todavía está bajo evaluación. Y se discute entre sureste de Gran Canaria y Corea del Sur. Este proyecto fue presentado en 2019 por el Gobierno de Canarias. Equinor tiene grandes ambiciones de convertirse en un líder mundial en eólica marina flotante. Después de recibir permiso para construir Hywind Tampen, Equinor ha dicho durante mucho tiempo que el siguiente paso sería un parque de entre 200 y 500 MW. En concreto, la idea es que sean 325 MW en el sureste grancanario.

Además de Corea del Sur, Equinor ha estudiado la posibilidad de construir una instalación fuera de Canarias e Irlanda. Sin embargo, Corea del Sur ahora es vista como el sitio más probable a la vista del apoyo que está teniendo la empresa en las islas.