spot_img

La tecnología de amarre vacío supera su fase de ensayo en Las Palmas




La aparición de novedosos sistemas automatizados de amarre puede repercutir favorablemente en la actividad diaria de buques y puertos. Los datos obtenidos del buque Volcán del Teide, antes que pasara a manos de alguna sociedad en la órbita de Grimaldi, ha sido objeto de investigación académica durante sus maniobras en el Muelle Nelson Mandela. La instalación de los sistemas de amarre por vacío diseñados por la empresa Cavotec la ha estudiado el profesor Hernández Socas. Aquí puede acceder al estudio.

El sistema que se ha estudiado puede utilizar un algoritmo de software patentado para eliminar el movimiento de la embarcación al tiempo que aumenta drásticamente la vida útil del sistema. Para los puertos, esto conduce a una mayor productividad de carga/descarga y permite casos de uso futuros, como grúas de barco a tierra totalmente automatizadas. Con el registro continuo de datos operativos, el advenimiento de la inteligencia artificial para operaciones.

Los amarres en vacío están experimentado un avance importante entre operadores del sector naviero y gestoras de terminales para reducir el consumo de combustible y aumentar la productividad en los tiempos de atraque. Cavotec tiene desde 2020 un sitema que se llama MoorMaster NxG que permite que el amarre demore tan solo 30 segundos. El sistema de fondeo de barcos a puerto mediante cuerdas y cadenas puede tardar hasta una hora.

Los tiempos de respuesta más cortos significan más tiempo de crucero a velocidades más bajas para un menor consumo de combustible, lo que a su vez crea operaciones portuarias más limpias y seguras. Los inventores del amarre por vacío están planificando la llegada de los primeros buques autónomos con cero emisiones del mundo.

Y es que todo suma para reducir emisiones. ASKO Maritime, la unidad e la cadena de supermercados más grande de Noruega, usa este sistema MoorMaster NxG en sus operaciones en el fiordo de Oslo, donde los barcos totalmente eléctricos navegarán de forma autónoma de puerto a puerto reemplazando así dos millones de kilómetros de transporte por camión, ahorrando 5.000 toneladas de CO2 cada año .

Con el paso del tiempo, no se necesitará usar los potentes propulsores de proa y laterales en el puerto porque embarcaciones eléctricas usarán menos energía y también extenderán la vida útil de la batería. Incluso con embarcaciones convencionales, MoorMaster puede reducir el nivel de emisiones nocivas hasta en un 98 por ciento durante el amarre, lo que genera un entorno más saludable para los empleados del puerto.

 


Últimos artículos

Contenido relacionado