La receta de Germán C. Suárez para la crisis: más TIC y regenerar el negocio

El presidente de Astican y Astander, Germán Suárez Calvo, generó este miércoles una excelente percepción entre operadores que siguieron su intervención en la cumbre anual del negocio marítimo de Panamá, mercado donde el socio de referencia en el Atlántico de Lavinia Corporation. Suárez Calvo subrayó este  que es preciso que se acelere la formación en reparaciones navales sin olvidar la «labor de artesanía» del negocio de las reparaciones porque debe acelerarse programas con «reemplazo de personal donde puedan convivir veteranos con jóvenes de la FP Dual» ya que la tecnología va a ir «demasiado rápido».

«Nosotros hemos decidido difereciarnos en valor añadido, no en precio, porque siempre va a venir más barato que tu, y estando en Canarias hay que diferenciarse en calidad porque al final eso es precio», dijo el presidente de Astican. Agregó que «nosotros estamos trabajando» con una filosofía digital «con un modelo integrado de género digital, cada uno en su parte, en su área de decisión, y se gana en productividad, que es lo que nosotros perseguimos».

Suárez Calvo hizo esta consideración en presencia del administrador de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Noriel Araúz, durante un panel virtual sobre gestión sostenible de astilleros, en la Conferencia Anual Marítima 2020. La presencia de Germán Suárez generó una buena percepción en las redes sociales. Suárez Calvo destacó que Astican es una empresa con «90 barcos a nuestras espaldas» y que «si bien los números que han caído es verdad que todo nuestro segmento sigue estando en positivo no siendo fácil», afirmó sobre el impacto del Covid19 en el negocio de la empresa canaria.

Sobre el negocio de astilleros, Suárez Calvo dijo que desde 2020 habrá «una dicotomía» donde los nuevos astilleros apuntan a que lo pasarán mal, «como 200 nuevos astilleros tengan que cerrar, mayormente, en Asia». Indicó que «los astilleros de reparaciones van a tener un mercado interesante directamente relacionados con el negocio medioambiental» aunque hay un «riesgo tecnológico» porque «no se sabe cuál es el combustible perfecto» y «los armadores vamos a esperar» para adaptar las flotas existente para que sean «lo medioambientalmente mejor, y eso será el factor para las reparaciones navales». Para ello, agregó que es preciso «mejorar y fortalecer la formación» con «tejido juvenil de manera más satisfactoria».

Agregó que «quizás uno de los segmentos» que sigue «siendo positivo» es del transporte «porque nos dedicamos a carga de congelada, productos petrolíferos y el secreto de este proceso es que tenemos una flota diversificada en diversos tráficos». Recordó que  «el tráfico de materias primas ha sufrido repuntes en positivo por el tráfico de China» y subrayó que en «en verano funcionaron muy bien» el transporte de frío «y ahora estamos viendo que el transporte de combustible» está funcionando de forma equilibrada. «Siguen habiendo cifras positivas y un aspecto es tener diversificados los tráficos», apostilló.