spot_img

La ‘pérdida’ de cocaína en el Trammasaare en Las Palmas, al juzgado 22 años después




El juzgado de instrucción 7 de Las Palmas de Gran Canaria culminará en 2022 la primera fase de la investigación por la muerte de un soldado de la Base Naval de Las Palmas que habría denunciado la desaparición de un gran volumen de droga que llegó al puerto de Las Palmas en julio 1999. Es la denuncia del padre coraje José Pedro Corujo al hilo del supuesto suicidio de Pedro José Corujo Uría en septiembre de ese año, cuando era cabo de la Policía de Infantería de Marina cuando se produjeron los hechos. Se reabre el caso tras una investigación del Ejército que apuntó al suicidio. Desde un cabo hasta un teniente coronel están denunciados.

«Mi hijo era zurdo cerrado y el disparo era en la parte derecha de la cabeza» sostiene José Pedro Corujo, que apunta que «mi hijo murió en la oficina del sargento después de una fuerte discusión, de la que el sargento salió dando voces. El cuerpo fue trasladado después y colocado para aparentar un suicidio y mi hijo no pudo suspender examen alguno porque el curso ni siquiera había empezado», afirma no sin antes destacar que «hay una serie de diligencias que no se hicieron y podrían arrojar luz, como verificar la pistola (que no era la de su hijo), verificar el impacto de la bala en el azulejo, comprobar cómo pudo aparecer un segundo casquillo en la zona de los lavabos, hacer una reconstrucción de los hechos con una infografía en tres dimensiones para demostrar que el cuerpo no pudo quedar en la posición en que se encontró, citar a declarar a la forense, recabar la identidad de posibles testigos o hacer la prueba de luminol para detectar rastros de sangre».

Todo fue por el buque Tammasaare. El buque pesquero llegó al dique del Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria con el patrullero ‘Centinela’, así como del buque del Servicio de Vigilancia Aduanera ‘Petrel’. Llevaba a bordo diez toneladas de droga interceptadas por los geos cerca de aguas de las islas en la ‘Operación Temple’. Baltasar Garzón dirigió la operación, revisó la mercancía intervenida en la embarcación. Como consecuencia de la ‘Operación Temple’, que también ha permitido la incautación de 5,1 toneladas de cocaína en la localidad coruñesa de A Pobra de Caramiñal, detenidas un total de 19 personas, diez españoles, ocho colombianos y uno mejicano. En Alicante, de forma casual según Cotino, se detuvo a Alfonso de León Fernández y a su compañera sentimental, que disfrutaban de unos días de vacaciones.

A estos detenidos, hay que añadir los 16 tripulantes del pesquero ‘Tammasaare’, aunque hay que restar a uno de ellos, que falleció en el momento del asalto por un paro cardiaco. El cadáver de este tripulante fue enviando al Instituto Anatómico Forense de Las Palmas de Gran Canaria. El juez de Baltasar Garzón -que estuvo presente en el registro de mercancía- fue el encargado de tomar declaración, en un juzgado de guardia de la capital grancanaria, a los 15 tripulantes del buque.


Últimos artículos

Contenido relacionado