spot_img

La guerra comercial entre Washington y Beijing deja a Sines sin licitadores en una terminal

No han surgido postores para un contrato para crear una nueva terminal de contenedores en el puerto portugués de Sines y que llamó la atención política de Washington y Beijing por el negocio del gas en Europa. Portugal lanzó la licitación en octubre de 2019 para construir y operar la terminal en el puerto de aguas profundas, el más cercano de Europa continental al Canal de Panamá. El plazo de licitación se fijó para el 6 de abril tras un aplazamiento desde finales de 2020.

“Naturalmente, somos conscientes de que este contexto pandémico no es el mejor para una licitación de esta naturaleza”, dijo a Reuters José Luis Cacho, presidente de la administración de los Puertos de Sines y Algarve, para explicar la ausencia de ofertas. “Hay toda una serie de situaciones que no favorecieron el momento”.

Cacho dijo que 52 entidades, incluidos operadores, compañías financieras y bufetes de abogados, habían expresado interés y tenían acceso a los documentos de licitación. El puerto había anunciado la concesión a los principales operadores en China, Estados Unidos, Sudamérica, varios países europeos e Israel, dijo.

Dos fuentes con conocimiento del proceso, que se negaron a ser identificadas, dijeron que la pandemia había demostrado que las bases de licitación debían mejorarse para aumentar la rentabilidad del proyecto y reducir los riesgos a largo plazo para los inversores privados. “Puede que sea necesario abrir una nueva licitación, con reglas mejoradas, pero esta es una decisión que debe tomar el gobierno (portugués)”, dijo Cacho.

El gobierno de EE. UU. se ha interesado en el puerto debido a su posición estratégica para las exportaciones de gas natural licuado (GNL) a Europa, al tiempo que expresa su preocupación por que Portugal sea uno de los mayores receptores europeos de inversiones de China en los últimos años.
Beijing y Lisboa tienen un memorando de entendimiento sobre cooperación en la iniciativa del cinturón y la carretera de Beijing, que promueve la expansión de los vínculos terrestres y marítimos entre Asia, África y Europa. Según el periódico portugués Publico, gigantes chinos como la estatal Cosco y Shanghai International Port Group habían expresado un interés inicial en expandir el puerto.


Últimos artículos

Contenido relacionado