La firma gallega Pescapuerta crecerá en Mauritania y África occidental

La firma gallega Pescapuerta, una de los mejores embajadores que tiene España en el mar, espera salir del proceso de la pandemia para reforzar sus operaciones en Mauritania. En 2018 la familia contrató al banco de inversión Rothschild como asesor para analizar opciones estratégicas, incluida la transferencia de una participación.

La compañía que preside José Puerta quiere reforzar sus operaciones en África occidental en la medida de lo posible. La empresa sigue en su tesis de no ser un producto controlado inversores que dañen el negocio tradicional buscando un mayor Ebitda. Pescapuerta es la tercera compañía pesquera más grande de España en volumen de toneladas métricas comercializadas, que alcanzó las 67.000 toneladas en 2017, y la cuarta en facturación, con casi 215 millones de euros. Las ventas de la compañía se ubican en 230 millones de euros antes del coronavirus.

El astillero Nodosa Shipyard, con sede en Galicia, trabaja para entregar nuevos arrastrero. Nodosa firmó un contrato con la cosechadora española Pescapuerta Group para construir un nuevo congelador de arrastre de popa para la pesca en el Atlántico Sur. Su objetivo es haber entregado el barco para finales de 2020 y listo para entrar en operaciones completas para la temporada de primavera 2021. El barco de arrastre, que se llamará Falcon, tendrá 75 metros de longitud y una viga de 14 metros. Será el cuarto gran arrastrero congelador especialmente diseñado para operar en el Atlántico Sur que Nodosa ha firmado en los últimos cuatro años, así como el palangrero congelador especializado CFL Hunter, que fue entregado en 2017 para los propietarios de Malvinas.

La orden de Pescapuerta se produjo poco más de un mes después de que Nodosa recibió una orden para un buque similar del Atlántico Sur de Rampesca. Rampesca, en cooperación con el RBC de las Islas Malvinas, ordenó un nuevo arrastrero congelador.