spot_img

La compleja sucesión de Antonio Armas, 76 años, y 48 al frente de Naviera Armas




«Somos de aquí y después hay una cosa importante: el que lleva refrescos desde Los Cristianos a La Gomera, también los lleva de Las Palmas a La Palma, y nosotros le hacemos el servicio a todo el mundo. Ya me contará la rentabilidad de un barco de 72 millones de euros haciendo ocho veces Las Palmas-Tenerife». Así se expresaba en 2008 Antonio Armas Fernández, cuya edad es de 76 años, y afronta el proceso sucesorio de cara a cumplir con los compromisos financieros que garanticen el negocio.

El poder que hay en Naviera Armas en 2022 tendrá que coger otro rumbo. Un proceso complejo en el que Antonio Armas (48 años al frente de la sociedad) debe elegir entre Antonio Armas Mead y Alexandra Armas Mead. Antonio Armas Fernández tiene el 69,9% de la naviera y Margaret Mead Dugan el 29,9%. Cada uno de los dos hijos, el 0,2%.

La empresa perderá el carácter presidencialista que tiene desde hace casi medio siglo por parte de Antonio Armas, que se hizo con la empresa tras sortear a los familiares que estaban en la original, es decir, Naviera Hespérides, a la que Hacienda revocó el CIF en agosto de 2020. Naviera Jarugo se hizo con los servicios de Hespérides en la explotación de las líneas interinsulares canarias, con autorización de Marina Mercante, manteniendo sus mismos buques, líneas y servicios a finales de 1991.

Antonio Armas Mead se incorporó a Naviera Armas en 1997. Ha sido director gerente y es Licenciado en administración de empresas por la Richmond. Tiene casi 50 años. El cerebro de la mecánica jurídica de Navier Armas no pertenece a la familia. Es Manuel Betancor Bosch, que entró en 2006 al tiempo que es socio en derecho marítimo de Garrigues tras ser empleado en Llorens y Diaz de Aguilar al ser licenciado en Derecho por la Universidad San Pablo CEU y máster en Derecho Comercial de IE Business School. De momento, los fondos están empezando a ultimar cambios de calado en el cuadro de mando del grupo naviero que ha vendido a Grimaldi la unidad levantina, catalana y balear de Trasmediterránea.

En teoría, Antonio Armas Fernández se quedaría en la empresa como presidente de honor. Deberá dar paso a una presidencia no ejecutiva ya que a partir de 2023 la empresa deberá ser dirigida por un consejero delegado y que rendirá cuentas a un consejo profesionalizado. Es el compromiso pactado con los fondos compradores de deuda de Armas. Antonio Armas Mead ha estado en la empresa durante 23 años. Padre e hijo representan la segunda y tercera generación. Pero la hija maneja una serie de contactos internacionales de máximo nivel y dispone de una inteligencia emocional muy útil para un negocio regulado como el de la industria del transporte.

¿Y dónde queda Alexandra Armas Mead? En su mundo de gestión empresarial del deporte. Si se cumple el pago de deuda y Antonio Armas no pierde el control de Naviera Armas y participadas que hay en mercados como Luxemburgo, desde donde se controla el capital de las sociedades y propiedad de buques, la hija de Antonio Armas no estará en el negocio aunque sí representaría parte del capital de la sociedad.

Alexandra Armas Mead está en otro nivel, basta solamente ver alguna última entrevista en BBC. Se dedica a lo al deporte que más le gusta porque se lo enseñó su madre a la edad de 10 años. Cuando Naviera Armas estaba entrando en barrena financiera por la crisis del Covid19 Alexandra Armas se incorporaba como consejera delegada al Ladies European Tour de golf organizando hasta 13 torneos oficiales, de los cuales nueve se llevaron a cabo durante la pandemia de Covid19. 27 eventos en 2021.

Alexandra Armas Mead tiene una licenciatura en Economía Wake Forest University y es MBA en International American University en Londres. Con hándicap +2 este 2021 sobre su nombramiento dijo que «creo que esta ha sido una progresión natural de mi vida y mi carrera, así que no se siente extraño, se siente natural». Comencé a viajar a Londres por trabajo y pensé: «No estoy del todo listo para esto». «Quiero que el golf se convierta en una perspectiva profesional legítima para más jugadores, lo que significa más torneos, mayores premios y más cobertura televisiva. Estamos trabajando duro para lograrlo y tenemos un equipo fantástico trabajando en segundo plano para intentar hacerlo realidad», dijo este 2021 a una publicación especializada.


Últimos artículos

Contenido relacionado