La chatarra de Valaris por fin abandona Las Palmas

El negocio de apilar barcos a la espera de que mejore el precio del combustible llega a su fin, de momento. Valaris, propietaria de buques de prospecciones que han permanecido en el frente marítimo sin generar protestas ciudadanas porque la gente pensaba que se estaban reparando, se marchan a un desguace en aguas turcas.

Antes que termine el verano tres cáncamos de metal parados se marchan del puerto de Las Palmas. Es una imagen más del desastre económico que hay con las reparaciones navales: no hay trabajo en el segmento de hidrocarburos por el desplome de precios y ausencia de demanda. Estos buques esperaban formar parte de las operaciones de BP y Kosmos Energy entre Senegal y Mauritania.

Fuentes de compañías petroleras que transitan en Las Palmas indicaron este miércoles a Puertos928 que el desafío en África occidental bastante bien cuando afirman que «primero necesitamos que el precio del petróleo vuelva a subir, luego necesitamos estabilizarlo, luego invertiremos en otras áreas a nivel mundial y una vez que esto esté hecho, solo entonces lo haremos considerar inversiones en África occidental».

El pasado mes de mayo, como anunció Puertos928, Valaris alertó de la jubilación de los barcos DS-3, Valaris DS-5 y Valaris DS-6, así como las ‘semis’ Valaris 8500, Valaris 8501 y Valaris 8502.

La actividad de perforación en alta mar continuó disminuyendo en la semana 29 de 2020, con el número de plataformas elevadoras cayendo en uno a 322 y flotantes en uno a 105, según Westwood Global Energy Group. Si bien el conteo de flotadores se mantuvo estable en África occidental a las cinco por cuarta semana consecutiva, los desarrollos en la región parecen indicar una actividad debilitada.

Normalmente, el mercado de OSV en África occidental constituye unos 10 países, con Nigeria y Angola como el más destacado por su tamaño e importancia para los actores de la industria. Estos dos países producen aproximadamente la mitad del petróleo en la región. Hay alrededor de 65 sistemas de producción en alta mar en el área y normalmente hay actividad saludable para lo que concierne a la exploración, también.

Como resultado de la aparición de Covid-19 y la caída de los precios del petróleo, hemos sido testigos de un colapso casi completo del mercado. En Nigeria, más de 40 OSV se han ido y en la actualidad hay aproximadamente 80 embarcaciones inactivas en o cerca de Port Harcourt. Al momento de escribir este artículo, solo dos compañías están activas en la exploración, cada una con una plataforma.