La Abogacía del Estado no recurrirá el fallo de Chárter Marítimo

La Abogacía del Estado no recurrirá la sentencia que declara en lo penal inocente a los directivos de Chárter Marítimo por las consecuencias del hundimiento el 20 de enero de 2016 a las 23:53 horas el buque «Poong Lim 11», según fuentes de los Servicios Jurídicos del Estado. La Justicia exime de responsabilidad a la empresa al entender que no provocó el daño sino que trató de solucionarla y evitar daños. La defensa de la empresa tiene una estrategia definida por si se quiere seguir adelante desde los servicios jurídicos del Estado tras perder la demanda.

El propósito no es revisar las decisiones con carácter penal del juzgado, pero los letrados exploran margen de maniobra sobre responsabilidades civiles que sean satisfechas por la aseguradora del buque. Esta tesis no se defiende en el círculo de poder portuario. No obstante se está estudiando una vía de casación por si se puede  seguir un proceso paralelo para exigir la responsabilidad civil a la aseguradora, aunque no se ha querido precisar después de qué caminos se trata.

Haciendo un breve repaso a las sentencias de otras situaciones en parecidas circunstancias, los tribunales españoles siempre habían emitido sentencias condenatorias está el caso del buque Casón, donde el coste de la limpieza de los vertidos corrió a cargo de la aseguradora estatal y es hasta hoy el siniestro más caro de la historia del seguro en España. El barco fue desguazado en el lugar donde varó, aunque la mayor parte de su estructura y el pecio permanece bajo las aguas de la playa de O Rostro.