José Lorenzo Noda, el gran empresario portuario que nunca ha sido homenajeado en Las Palmas

Es uno de los mayores conocedores del negocio portuario en Las Palmas pero se hace como que no tiene ni idea. Es el fundador de Unión Martín, la empresa pesquera que ahora controla el fondo Alantra. ¿Premio de algo en el Puerto de Las Palmas? Le siguen considerando un intruso. Pero no se meten con él por tres cosas: es un gran trabajador, conoce las miserias del puerto por dentro y tiene las manos limpias. Para realizar esta noticia no ha mediado negociación comercial o publicitaria con la empresa o partes interesadas.

José Lorenzo Noda Martín, el mismo que veía a su abuelo y tíos llegar con camiones día tras día cargados de pescado, ahora está metido en un negocio de 76 millones de euros: la mayor operación de capital riesgo en el puerto de Las Palmas tras la de JP Morgan (Noatum Ports) cuando vendió su participación en Operaciones Portuarias Canarias (Opcsa) al socio mayoritario en 2017.

Apenas hay una foto de Noda Martín en la prensa vegetal. Sigue volando bajo radar, descansando cuando puede en La Graciosa y mantenerse en Unión Martín como cuando aparentaba ser gerente para evitar ser convocado a conspiraciones de patronales por las guerras del poder en el Puerto de Las Palmas. En alguna ocasión fue víctima de ataques y presiones por no caer en prácticas deshonestas. Lo que le gusta es echarse a caminar en La Puntilla, ver en La Caleta la pesca tradicional que sale y a los amigos que van quedando entre tanta cara nueva al calor del negocio vacacional.

Con 14 años recibía instrucciones de sus tíos sobre la clasificación del pescado, hacía mandados y se encargaba de evitar sorpresas en lo que se pesaba. Poco a poco fue moviéndose por el muelle La Luz de Las Palmas como pez en el agua. Cuando toda España estaba inmersa en la crisis de 1984, Noda comenzó a controlar con sus tíos las principales ventas de pesca congelado a empresas chinas y del resto de Asia. ¿Política? Si César Manrique hubiera sido político le hubiera apoyado para que Lanzarote apostase por la calidad de sus gentes y nada de productos turísticos artificiales.

En plena crisis de 1998, con un PP todavía entrando en el gobierno tras 13 años de PSOE, se hizo con el 100% de la empresa y creó Unión Martín al tiempo que montaba una red de distribución en Las Palmas. En 2003 encuentra una serie de socios con los que comparte conocimiento. Entre ese año y 2008 empieza a participar en la gestión de Unión Martín Antonio León, Pablo Gómez o Antonio Socuéllamos.

En 2018, tras el inicio de operaciones en Valencia, entra en la empresa Alantra, que le permite seguir estando en la sociedad como gerente, lo que siempre le ha gustado: moverse de arriba a abajo por el organigrama de la empresa para vigilar la calidad. La división de gestión de activos de Alantra gestionaba entonces 3.800 millones de euros en capital privado, fondos activos, deuda privada, inmobiliario y gestión patrimonial. Ahora esa cifra es superior.

La llegada del fondo le permite a la empresa aumentar flota hasta superar diez barcos entre Mauritania y Marruecos y mejorar los productos que coloca en cadenas de alimentación como Mercadona. Para aumentar el peso en la cadena de valor, Unión Martín, de la mano de su ‘gerente’, mejora desde 2020 sus instalaciones en Valencia y sigue a la búsqueda de nuevos buques para mejorar su fuerza de venta en el mercado en pulpo, sepia, calamar sahariano, lenguado y acedia.

El fondo Alantra Private Equity, división de capital riesgo de Alantra, compró el accionariado mayoritario Unión Martín en 2018. También tiene dos plantas procesadoras en Las Palmas, desde las que vende a España y a otros países, como Italia, Grecia, EEUU, Japón, China y Uruguay.