Intercop adapta la maquinaria para el nuevo B2B de Canarias

Los servicios técnicos de Intercop han completado este mes de junio la adaptación para de todo el procedimiento al comercio electrónico de pequeño comercio y grandes superficies de las islas. Los datos de OCTS del Gobierno de Canarias han apuntado a un disparo del 25% del comercio electrónico en las islas al hilo de la pandemia del Covid 19. La facturación alcanzó en total 1.607 millones de euros en 2019 y en 2020 superó los 2.000 millones de euros.

Intercop, integrada en Asocelpa, tiene acuerdos de cooperación estratégica para reforzar de forma directa carga marítima, que mejora servicios logísticos para los comerciantes insulares que venden en Alibaba o Amazon. De esta forma, Intercop proporciona asistencia a las empresas de transporte y servicios marítimos a través de una interfaz directa con la plataforma logísticas portales del comercio electrónico. Las empresas han estado cooperando desde principios de 2021 con esta operativa que ha diseñado la empresa logística que preside Manuel León.

En el ámbito empresarial, en Canarias un 21% de las empresas de diez o más empleados compró por internet en 2019, frente al 35% de media nacional. En Canarias se registra un nivel de uso superior del comercio electrónico para la realización de ventas (30,5%), por encima de la media nacional (25,5%). En lo que respecta a las empresas de menos de diez empleados, en Canarias realizaba antes de la pandemia compras por internet un 17,4% (9,2% de media nacional) mientras que el uso de este canal para la venta es inferior: un 7% (9,5% de media nacional).

A lo largo de este verano Intercop ha realizado situaciones de testeo de la red de clientes y proveedores para tener activado el proceso de transferencia de información interno para dar cobertura 360 grados. La Agencia Tributaria Canaria activa desde este julio un nuevo sistema que simplifica los trámites de entrega de mercancías para artículos de menos de 150 euros, para facilitar el despliegue del comercio electrónico en las islas y acabar con la conocida coletilla «no se envía a Canarias».

Este método posibilita al consumidor realizar una sencilla declaración para la que solo hará falta un método de identificación válido (certificado electrónico, DNI electrónico o Clave PIN) y el número de envío o de seguimiento del paquete que facilita el vendedor.

El sistema permite que se pueda solicitar al transportista que realice el citado trámite si así lo desea el destinatario. Esta declaración, que se llamará «H7», sustituirá a la Declaración Simplificada de Bajo Valor, vigente hasta el momento y que, en la práctica, solo puede efectuar el transportista de la mercancía, al ser el único que conoce un elemento imprescindible para su presentación, el denominado número de declaración sumaria.

Esta circunstancia viene provocando cierta indefensión al consumidor, pues se le pueden repercutir costes de distinta naturaleza, sin que aquel conozca el importe final de su transacción.

La declaración «H7» se podrá presentar a través de la sede electrónica de la Ventanilla Única de declaraciones de importación y exportación y aduaneras en Canarias (VEXCAN), de la Agencia Tributaria Canaria o de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

En cualquier caso, se mantendrá la exención del IGIC a los valores menores de 150 euros y la dispensa de realizar el llamado Documento Único Administrativo (DUA), gracias a las especialidades derivadas del REF y su condición de territorio fiscal especial dentro de la UE.

No ocurre lo mismo en territorio IVA, en el cual desaparecerá el próximo 1 de julio la franquicia de 22 euros actuales, según la nota. De este modo, mientras que el en caso del IVA la declaración se presentará para hacer una liquidación del impuesto, al desaparecer la franquicia de 22 euros, en el del IGIC se hará justamente para acogerse a la franquicia -que seguirá siendo de 150 euros-. todo ello sin perjuicio de garantizar los controles que permitan comprobar el cumplimiento de las normas aplicables y de que se seguirá evaluando el sistema para introducir las mejoras que resulten necesarias.

Con esta iniciativa, la Agencia Tributaria avanza hacia uno de sus grandes objetivos, la simplificación de trámites administrativos, la agilidad en los procedimientos y la eliminación de los costes indirectos a los ciudadanos.