Inglaterra vuelve a los puertos francos tras el coronavirus ¿Y Las Palmas?

La economía en el Reino Unido se prepara para la salida de la crisis del coronavirus. Se trata de implantar el modelo de actividad que tanto triunfó en las islas desde 1870 y que se perdió para plataneros, tomateros y lecheros en polvo. El Brexit ha permitido a Londres armarse; pero Canarias depende de la rigidez de Bruselas para afrontar decisiones inmediatas en un mercado portuario paralizado en reparaciones navales por el descenso del petróleo y por el freno en seco al consumo por freno del turismo. La crisis del Covid19 barrunta un escenario en Canarias con cifras de paro similares a las que produjo la emigración a Venezuela desde 1948.  «Los puertos francos liberarán el potencial en nuestros orgullosos puertos históricos, impulsando y regenerando todo el Reino Unido», dijo en un comunicado el entonces secretario en jefe del Tesoro y ahora canciller Rishi Sunak. «Atraerán nuevas empresas, crearán empleos, inversiones y oportunidades a pueblos y ciudades de todo el país».

La crisis ya genera efectos en puertos competidores a Las Palmas. MSC ha establecido en Lomé (Togo) su nueva base intercambios de contenedores en detrimento, no declarado, de la capital grancanaria. Las compañías estadounidenses tienen un gran interés en expandir el puerto de aguas profundas de Sines de Portugal debido a su posición estratégica para las exportaciones de gas natural licuado (GNL) a Europa. La Autoridad Portuaria de Las Palmas está realizando una autopsia aprovechando el parón del turismo y reparaciones para definir un modelo de negocio que, en estos momentos, solamente beneficia al mercado local y ha desplomado esa estadística del ‘movimiento de contenedores’ que la gente sabe realmente lo que significa. Antes de la crisis el Puerto de Las Palmas estaba ultimando una bajada de tarifas y meter un recorte a la rigidez laboral.

Los puertos francos son designados por el gobierno como áreas con poco o ningún impuesto para alentar la actividad económica. Si bien se encuentran geográficamente dentro de la isla, esencialmente están fuera de sus fronteras a efectos fiscales. Las Palmas perdió esos incentivos para potenciar el negocio agrario de empresas suizoinsulares del tomate e irlandesas en el sector platanero y lácteo en polvo UHT. El socio financiero de los plataneros en Canarias son japoneses y norteamericanos; los tomateros ha aceptado perder cuota de mercado en favor de nuevos nichos de negocio como el inmobiliario y la importación en destino y la leche irlandesa en Canarias ha mermado por la presencia de grandes superficies hasta el punto que el mayor operador se encuentra en concursal no oficial. Que Canarias pudiese optar a los puertos francos dependería de una nueva oleada de euroescepticismo producto de la parálisis de la economía isleña y de la valentía de sus autoridades.

Puertos para montar turbinas eólicas

El crecimiento del desarrollo de los puertos es necesario para el montaje y mantenimiento de turbinas eólicas, y el desmantelamiento de plataformas de petróleo y gas. El Brexit ha hecho que muchas empresas realmente se sienten y piensen en sus cadenas de suministro y las opciones logísticas integradas en ellas. El plan es establecer hasta 10 puertos francos, áreas donde los bienes importados pueden ser retenidos o procesados libres de derechos de aduana antes de ser exportados nuevamente, además de ser utilizados para importación de materias primas para fabricar productos terminados para exportación. En febrero, el gobierno lanzó una consulta de 10 semanas para obtener puntos de vista sobre el asunto, diciendo que las ubicaciones se anunciarán a finales de año y que los primeros sitios comenzarán a operar en 2021.

Establecer nuevos puertos libres habría sido muy difícil si el Reino Unido aún estuviera sujeto a las regulaciones de la UE. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que Gran Bretaña actualmente tiene cuatro puertos francos, en Liverpool, el aeropuerto de Prestwick, Southampton y Tilbury y Sheerness. Muchos estados miembros de la UE también tienen puertos francos: Francia tiene uno, España y Alemania tienen cinco e Italia tiene seis.

En el Reino Unido se encuentran en fase de asegurarse de que el tipo de industrias a las que se dirigen los puertos francos no termine compitiendo con otras empresas de la economía local y que las empresas establecidas no puedan simplemente mudarse a los puertos libres por las ventajas fiscales, ya que eso simplemente desplazar la actividad económica en lugar de proporcionar beneficios adicionales. La oportunidad de puerto libre es mucho más que la actividad transaccional que ocurre en la zona portuaria operativa. Se trata de la oportunidad de impulsar la inversión pública y privada en un lugar, con miras apoyar la regeneración y la creación de lugares, incluida la entrega de nuevas viviendas e infraestructura social. Los operadores portuarios comparten una causa común con los sectores de la construcción y la ingeniería en querer ver más proyectos desarrollados con más velocidad y certeza.

¿Dónde está el dinero?

En términos de atraer inversiones para puertos francos, los expertos están de acuerdo en que se obtendrá financiación del sector privado si el gobierno británico obtiene el modelo correcto. El sector de puertos del Reino Unido ha tenido mucho éxito en atraer capital de pacientes a largo plazo tanto del Reino Unido como de todo el mundo, como fondos de pensiones y de infraestructura especializada. Las transacciones recientes, como en Forth Ports y Peel Ports, han demostrado que el sector sigue siendo atractivo para los inversores, que incluyen 6,2 millones de miembros de fondos de pensiones del Reino Unido. La mayoría de los puertos del Reino Unido son de propiedad privada, y las inversiones dependen de casos comerciales de inversión. El gobierno ha indicado que podría cambiar las regulaciones de planificación para facilitar el desarrollo de puertos francos, algo que sería bienvenido por operadores, desarrolladores y contratistas por igual. Los operadores portuarios comparten una causa común con los sectores de la construcción y la ingeniería en querer ver más proyectos desarrollados y realizados con más velocidad y certeza.