spot_img

Highview Power ultima su multimillonaria inversión en Las Palmas para producir energía de aire líquido




Highview Power ultima presentar en el puerto de Las Palmas (Arinaga) un proyecto de almacenamiento de energía de aire líquido de larga duración, una medida que requiere una inversión estimada de aproximadamente cientos de millones de euros. Según los planes del proyecto, Highview Power desarrollará hasta siete proyectos CRYOBattery que van desde 50 MW/300 MWh con el apoyo de sus socios de desarrollo y un consorcio de inversores. Los proyectos se ubicarán en Asturias, Cantabria, Castilla y León y Canarias, donde la inversión sería desde 100 a 350 millones de euros.

No está cerrado que se ubique en el puerto de Las Palmas aunque sí en Canarias siendo la zona de Arinaga o Salinetas áreas prioritarias a establecerse dadas las facilidades a la inversión que ofrece la Autoridad Portuaria de Las Palmas en sus espacios industriales. Javier Cavada, presidente de Highview Power, dijo este 2021 que a medida que España agregue más energías renovables a la red, el almacenamiento de energía de larga duración desempeñará un papel fundamental para permitir la estabilidad de la red y ayudar al país a lograr los objetivos de descarbonización establecidos por el Plan Nacional de Energía y Clima”.

“España reconoce claramente la urgencia de abordar el cambio climático y creemos que CRYOBattery de Highview Power será un componente crítico en su estrategia cero neto”. Al usar aire líquido como medio de almacenamiento, las plantas CRYOBattery de Highview Power tienen un rendimiento equivalente a la energía de carga base térmica y nuclear alimentada con combustibles fósiles cuando se combinan con energías renovables.

Se cree que la tecnología de la empresa es la única solución de almacenamiento de energía de larga duración disponible en la actualidad que es localizable y ofrece múltiples gigavatios-hora de almacenamiento. Con el despliegue de estas soluciones, el Gobierno español estará un paso más cerca de lograr una reducción del 23% en las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, objetivo que fue adoptado por el país a partir del Plan Nacional de Energía y Clima.

Desde 2019

La ingeniería española TSK y la británica Highview Power han alcanzado un acuerdo para desarrollar de forma conjunta sistemas de almacenamiento de energía masivo de larga duración, una actividad con la que esperan facturar unos 1.000 millones de euros una vez ejecutadas las operaciones.

La nueva empresa -Highview TSK- desarrollará  diferentes proyectos en España, Oriente Medio y Sudáfrica utilizando la tecnología propia de almacenamiento criogénico de energía de la compañía británica, ha informado TSK.

Según el primer ejecutivo de Higview Power, Javier Cavada, con esta alianza podrán impulsar sus sistemas de almacenamiento en el mercado internacional que constituyen, asegura, la solución idónea para el cambio a la energía renovable al permitir que la producción eólica y solar se conviertan en la carga base de generación, hibridando plantas criogénicas con las tradicionales de producción.

Para su homólogo en TSK, Joaquín García Rico, la fórmula desarrollada por Higview Power resulta «ideal» para ofrecer servicios de almacenamiento de gran escala y larga duración al tratarse de una tecnología económicamente viable además de limpia y de larga duración y que puede ser implementada de forma inmediata.

TSK ha participado en la ejecución de más de 20 gigawatios de plantas de generación en más de 35 países y aporta experiencia en proyectos de generación tanto convencional como renovable -solar, eólico, hidráulica, geotérmico y biomasa- y ha desarrollado además una decena de proyectos de almacenamiento de energía.

TSK-Highview contará con más de 1.000 profesionales de la ingeniería y la construcción para ejecutar los proyectos de almacenamiento de energía de larga duración desde sus oficinas en Gijón, Madrid, Vitoria, Colonia, Londres y Nueva York.

Según ambas empresas, los operadores de red recurren cada vez más al almacenamiento de energía de larga duración para mejorar la competitividad de la generación, equilibrar la red, aumentar la fiabilidad y reducir el precio de la energía al usar más renovables.

El proceso de reducción de las emisiones de dióxido de carbono está provocando el cierre acelerado de las centrales tradicionales de carbón lo que, unido al despliegue de plantas de generación intermitente de energía renovable -principalmente solar fotovoltaica y eólica- causa problemas de fiabilidad en la red al depender en gran medida de las condiciones meteorológicas.

Esta circunstancia está impulsando la demanda de almacenamiento de energía de larga duración en los principales mercados geográficos con el fin de garantizar una red estable y fiable y las centrales de carbón cerradas son aprovechables para instalar plantas de almacenamiento criogénicas, según ambas empresas.


Últimos artículos

Contenido relacionado