spot_img

Graneles secos en puerto de Las Palmas: WFP teme suspensión de ayuda a Mauritania




El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha anunciado una posible suspensión total de la ayuda alimentaria que proporciona a los refugiados malienses en Mauritania, cuyo número asciende a 66.450. «Si no se confirma ninguna contribución de emergencia, el PMA se verá obligado a suspender por completo las distribuciones generales de alimentos a los refugiados a partir de enero de 2022», precisa en un comunicado en Nuakchot.

El Programa aclaró que «manteniendo raciones reducidas» (…) «podrá seguir brindando asistencia alimentaria y nutricional a las personas más vulnerables hasta el 31 de diciembre de 2021». Asimismo, aseguró que existe una «necesidad urgente de financiación para seguir proporcionando asistencia alimentaria y nutricional» a todos estos refugiados malienses en el campamento de Mbera durante los próximos seis meses.

El PMA, que opera en el campamento de Mbera desde hace diez años, destacó que, debido a la persistente de la inseguridad en Mali, se espera que aumente en los próximos meses el número de refugiados que lleguen desde este país a Mauritania. Asimismo, estimó que «la mayoría de los refugiados en Mbera probablemente no regresarán a sus hogares». El Programa recordó que la situación en Mali sigue siendo inestable y agravada por el golpe de Estado del 24 de mayo de 2021, y el número de los malienses desplazados en los últimos años es mayor a los que lo hicieron durante la crisis de junio de 2013.


Últimos artículos

Contenido relacionado