Gobierno Torres impaga publicidad a 27 medios de Canarias

Esta información no tiene nada que ver con el negocio portuario pero se hace en señal de solidaridad con más de dos decenas de medios locales de las islas Canarias que están al borde de la quiebra. Al menos 27 medios de comunicación de Canarias, entre los que se no se encuentra Puertos928, tienen atascados en el Gobierno de Canarias los pagos desde hace un año por la gestión del aparato de Hacienda de NC y de quien manda en el Ejecutivo regional, es decir, el representante del Jefe del Estado en Canarias, el puritano Ángel Víctor Torres (PSOE).

Los altos cargos, muchos de ellos sin carnet del PSOE y experiencia en gestión de crisis salvo la propia de la pandemia del Covid19, están capeando el temporal diciendo a los medios uno a uno que tengan paciencia; pero la previsión es que no hay calendario de pagos porque no hay quien sepa tocar la tecla necesaria para dar orden y menos funcionarios que lo autoricen. Pasan las semanas y no hay novedades de pago: ya ha pasado más de un año. Por eso el Gobierno de Canarias ahora compra publicidad en Google y Twitter para sortear el bloqueo de los medios locales.

Los medios de prensa afectados no pueden denunciar públicamente esta situación porque son proveedores y tampoco tienen una patronal que les represente al disponer de una estructura dispersa. Se trata de medios de prensa de pequeña facturación ajenos a  grupos de prensa de papel vegetal. El profesor de literatura que ganó las oposiciones en 1991 solamente se cuadra con la prensa de papel porque se siente presionado y cree que generan opinión cuando es un formato del pasado desde 14 de marzo de 2020.

Sin perros guardianes los inútiles viven bien

El fallo habría que encontrarlo en un sistema informático zombi que tiene Hacienda. Estos bloqueos son responsabilidad de quien contrató la publicidad institucional y cuando llegan a Hacienda el sistema pone reparos. La merma de la calidad informativa provoca silencio generalizado ante la gestión que está ejecutando Torres por el Covid19 disfrazado de un consenso colectivo de «todos saldremos  juntos» de esta pandemia de ineficiencia.

La ausencia de estar al día con los medios genera una de las labores que más valora la sociedad de los periodistas es que hagan de vigilantes de los cargos públicos, esa función clásica del periodismo como watchdogs. Los perros guardianes atraviesan la pandemia siendo funcionando como ‘mayorities’ digitales de copia y pega por la escasez de personal.