Fundación Puertos Las Palmas: los hombres de negro de Hacienda ya cotejan datos

Los técnicos de Hacienda ya se han puesto manos de la obra con la contabilidad forense de la Fundación Puertos de Las Palmas. La entidad está intervenida al formar parte de los Presupuestos Generales del Estado, es decir, que todos los años se audita las cuentas y las supera prácticamente sin salvedades. La realiza una empresa privada desde hace años y cobra por ello unos 15.000 euros. Lo que se hace desde Hacienda es cotejar datos y eso implica realizar una serie de comprobaciones sistemáticas y otras al boleo. En caso de existir errores o proveedores reiterativos, habrá desplazamiento antes de emitir conclusiones. Pero buena parte de esos datos están accesibles en las bases de datos cruzadas a la que los funcionarios especializados tienen acceso.

Parte del análisis tiene que ver con una serie de compras vinculadas a proyectos europeos y entidades subcontratadas. El artículo 118.4 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público remite al artículo 63.4 a los efectos de la publicación de los contratos menores. De momento, hay una opacidad total respecto al precepto que indica lo siguiente: «La publicación de la información relativa a los contratos menores deberá realizarse al menos trimestralmente». Y eso la Fundación Puertos de Las Palmas lo comenzó a hacer en marzo de 2021, es decir, del 2017 al 2020 no hay nada publicado.

Quedan exceptuados de la publicación a la que se refiere el párrafo anterior, aquellos contratos cuyo valor estimado fuera inferior a cinco mil euros, siempre que el sistema de pago utilizado por los poderes adjudicadores fuera el de anticipo de caja fija u otro sistema similar para realizar pagos menores. La publicación trimestral no quiere decir que cada contrato menor haya de publicarse a los tres meses de su adjudicación o desde la orden u órdenes de pago que en cada caso se hayan realizado. Lo que quiere decir el precepto es que el órgano de contratación deberá publicar cada tres meses la información correspondiente a todos los contratos menores que haya celebrado en el periodo que media desde la última publicación.

Hacienda en su doctrina considera que deberían incluirse en esta publicación trimestral todos los contratos menores que se hayan celebrado en ese periodo, incluyendo todos aquellos en que se haya aportado la factura al expediente, por constituir una prueba de la realización del contrato. Si el contrato menor tuviese una duración continuada en el tiempo, dentro del límite legal de un año, la publicación procedería desde el momento en que se haya emitido la primera de las facturas, pues la misma acredita la existencia del contrato a los efectos de su publicidad, sin que sea necesario esperar a que el contrato esté terminado para que exista constancia de su existencia en los términos establecidos legalmente.