spot_img

Fletes y AIEM: flojera empresarial en Las Palmas ante los precios que vienen en 2022




Las patronales de Las Palmas no han presentado alegaciones sobre el el AIEM en 2022 tras superar el periodo de exposición oficial. En 2022 el AIEM se encuentra con un escenario de precios de fletes que no bajarán, por lo menos y según la ONU, hasta el año electoral de 2023. Como sostiene la Hacienda Canaria, «el proyecto de Orden no tiene un impacto en los derechos de la familia en cuanto regula aspectos gestores de un tributo que grava la actividad empresarial o profesional». En cualquier caso, las empresas repercuten el AIEM sobre sus consumidores. Las subidas se notarían especialmente en bienes de bajo valor añadido (muebles, textiles…) para los que se prevé un aumento de precios del 10,2 %, aunque también habría subidas importantes en productos plásticos (9,4 %), vehículos (6,9 %) o maquinaria (6,4 %), entre otros.

Como novedad, y esto afecta a empresas de construcción y carpintería, en 2022 el AIEM se aplicará a obras y piezas de carpintería para construcciones, incluidos los tableros celulares, los tableros ensamblados para revestimiento de suelo y tablillas para cubierta de tejados o fachadas (shingles y shakes), de madera; visillos y cortinas; guardamalletas y rodapiés de cama; artículos de tapicería y asientos «incluso los transformables en cama y sus partes», según el documento oficial al que ha tenido acceso Puertos928. En 2022 los tributos del Régimen Económico y Fiscal canario (IGIC, AIEM e Impuesto de Matriculaciones) con 780 millones, lo que supone un 25% más que 2021.

Todo esto viene con el marco del transporte portuario. Los precios generales de la cesta de la compra global subirán como media un 1,5 % hasta 2023 en relación con los niveles prepandemia a causa de la actual subida del coste del transporte marítimo, que mueve un 80 % de esos productos y sigue afectado por la pandemia y los cuellos de botella en la producción, según UNCTAD, que agrega: «dramáticos repuntes en las tarifas de los fletes, importantes subidas de precios para consumidores e importadores y posibles cambios en los patrones comerciales debido a la tensiones comerciales».

Naciones Unidas subraya que si continúan los actuales problemas en el tráfico marítimo los precios de las importaciones a nivel mundial aumentarán un 11 %, como consecuencia de la subida de precios de los fletes. Por ejemplo, indica el informe, el coste del envío de contenedores desde el puerto chino de Shanghái a Europa, una de las principales rutas comerciales, era de 1.000 dólares por TEU en junio de 2020, una cifra que aumentó a 4.000 dólares a finales de ese año y rozó los 8.000 dólares a mediados del actual. Estas subidas acaban afectando a los consumidores, que «tendrán un 1,5 % menos de dinero en sus bolsillos» en 2023, explica el principal autor del estudio, Jan Hoffmann, experto en comercio y logística de la UNCTAD.


Últimos artículos

Contenido relacionado