Feder: ¿La Fundación Puertos Las Palmas advirtió al Mac Interreg que tenía un proveedor en su patronato?

La Fundación Puerto de Las Palmas se somete a un procedimiento de prácticas éticas ante el programa Mac Interreg sobre posibles conflictos de intereses como gestor de proyectos financiados por el Feder a la hora de establecer contratos directa o indirectamente con integrantes de su órgano gestor, es decir, del patronato de la la entidad, por ejemplo. La Fundación Puertos de Las Palmas ha permitido la contratación de un servicio de consultoría, que se sepa porque carece de perfil de contratante o plan de transparencia de operaciones financieras, a una consultora en la que una directiva relacionada con una mercantil en la órbita de Astican y que se sienta en su patronato. Así lo adelantaba este febrero Puertos928.

La instrucción del órgano gestor que funciona con dinero del Feder sentencia: los gestores «no contraerán obligaciones económicas ni intervendrán en operaciones financieras, obligaciones patrimoniales o negocios jurídicos con personas o entidades cuando pueda suponer un conflicto de intereses con las obligaciones de sus funciones en el marco del proyecto que ha recibido cofinanciación Feder del Programa».

El programa Mac Interreg incluye la aceptación y ejecución de una serie de «principios éticos y de conducta de los beneficiarios del programa» por los gestores. Entre otros, se señala que los gestores darán a conocer «toda actividad privada que pueda suponer un riesgo de conflicto de intereses con su puesto público». El código de gobierno corporativo señala que los gestores «se abstendrán en aquellos asuntos relacionados con la ejecución del proyecto en cuestión en los que tengan un interés personal, así como de toda actividad privada o interés que pueda suponer un riesgo de plantear conflictos de intereses con las tareas que desempeñan en el marco del proyecto».

Las orejas al lobo

Sobre el papel de los técnicos apunta que «el empleado público que se encuentre afectado por un posible conflicto de intereses, sea real o potencial, directo o indirecto, deberá ponerlo en conocimiento de sus superiores de forma inmediata» y que «se abstendrán por tanto sobre aquellos asuntos en los que tengan un interés personal, así como de toda actividad privada que pueda suponer un riesgo de conflicto de intereses con su puesto público».

Agrega que los responsables «que ejerzan funciones en los órganos de gestión, control, certificación y pago» del dinero que se adjudica «su actuación se fundamentará en consideraciones objetivas orientadas hacia la imparcialidad y el interés común en el ejercicio de sus funciones, al margen de cualquier otro factor que exprese posiciones personales, familiares, corporativas, clientelares o cualesquiera otras que puedan colisionar con este principio».