spot_img

Este es el estibador más duro de Canarias

Un estibador de Fuerteventura, Cipriano Peña, se presenta este año, por tercera vez, al Ultraman non stop, en Extremadura, una prueba que consta de 515 kilómetros: 10 kilómetros nadando, 421 kilómetros en bicicleta y 84 kilómetros a pie. Lo hace en representación de la Fundación Belén María. UltraKing es un evento no competitivo que tiene dos características principales. La primera de ellas, “solidario”, ya que cada uno de los participantes representa a una ONG a la cual la organización donará el importe íntegro de la inscripción (900 euros) del primer atleta en completar el UltraKing.

Además, un porcentaje de los beneficios del “merchandaising” se destinará a la Asociación Nacional de Hipertensión Pulmonar, a la cual representa Alberto Cendrero Nieto. La segunda de las características es “familiar”. Y es que al ser una prueba con tan pocos participantes se busca un efecto de familiaridad y compañerismo tanto entre los participantes como con la gente del pueblo. Los participantes se alojarán en las casas rurales de la zona y las comidas y obsequios que ofrece la organización serán todos productos locales.

El Ultraking es una prueba pionera en el triatlón de larga distancia, y por eso propone un nuevo reto, el más difícil todavía, condensar las tres etapas de que consta un ultraman en solo 36 horas, las que tendrán los triatletas y su tripulación, obligatoria en este tipo de carreras que se celebrará en octubre.

La organización de esta cita considera que puede ser un contenido interesante desde varios puntos de vista. En concreto, UltraKing es una idea de Alberto Cendrero Nieto, nieto de vecinos de Siruela, maestro y ultra atleta con experiencia como participante en múltiples pruebas de ultrafondo en diferentes países del mundo.

Así pues, rodeado de un gran equipo de amigos y familiares se embarcó en la aventura de organizar una prueba de esta categoría. El lugar elegido es la Siberia extremeña, con meta en el Castillo de Puebla de Alcocer y presentación en Siruela. El objetivo es crear una prueba que “se consolide” y convierta “en referente” de la ultradistancia gracias al entorno de la región, sus gentes y sus productos.

Para ello, y en su ánimo por “conseguir una experiencia única” para los participantes, el evento está reservado a 20 atletas, elegidos en función de su curriculum deportivo (que no de sus resultados), en el cual se busca que “acrediten una experiencia que nos haga pensar que su porcentaje de éxito en UltraKing sea lo más alto posible”, aún teniendo en cuenta la dureza de la prueba.


Últimos artículos

Contenido relacionado