Esa castilla en Las Palmas: ¿Por qué no mandan el Club Náutico a La Laja?

Ni hipoteca y menos dinero público: en La Laja hay espacio. Como no puede ser de otra forma, la Autoridad Portuaria de Las Palmas ha desestimado la prórroga solicitada por el Real Club Náutico de Gran Canaria del plazo de la concesión demanial que se le otorgó en 1966, que expira en 2028, porque la institución pretende desafectar parte de la superficie que ocupa la entidad y que ésta la pueda comprar. Nunca ha salido el RCNGC en defensa de la Armada cuando los políticos han demandado su suelo con fines comerciales.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, tras presentar sus conclusiones tras reunión de su consejo de administración, que ha acordado desestimar y archivar esta pretensión del club años antes de que expire su concesión con vistas a iniciar una negociación que satisfaga a las partes.

Ibarra ha explicado que lo que se ha planteado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria «es empezar a analizar la vía de sacar parte de la ocupación del club, que posee una parte del edificio, mientras que otra está en espacio portuario, para garantizar que cuando revierta esta concesión, el club la pueda pedir nuevamente sin ningún tipo de problema y sin un coste elevado».

Para ello, se planteará a la entidad socio deportiva «que adquiera parte de las instalaciones que tiene actualmente», concretamente la zona donde se ubican la piscina, el solárium y las canchas de pádel, un planteamiento que, según ha dicho Ibarra, avala «Costas en Canarias» «Este es un expediente complejo que tenemos que iniciar cuanto antes para intentar generar tranquilidad a los socios del club porque el objetivo de la Autoridad Portuaria es que ellos sigan durante mucho tiempo en sus instalaciones», ha referido Ibarra.