El puerto de Las Palmas evoca el papel integrador de Trasmediterránea

La Autoridad Portuaria de Las Palmas ha lanzado una agenda de colocación de buques que han formado parte de la historia económica de las islas de la mano de Jet Foil, la embarcación de alta velocidad que generó una potente integración del tráfico de pasajeros desde Gran Canaria con islas como Tenerife.

Luis Ibarra detalla que con esta medida «queremos que la sede de la Autoridad Portuaria de Las Palmas se convierta en una exhibición permanente del potencial de nuestra comunidad portuaria, avalada por la tenacidad empresarial y el esfuerzo colectivo durante 138 años que nos ha consolidado como principal puerto internacional del Atlántico Medio, y gran generador de economía y empleo para Gran Canaria y para Canarias”.

Actualmente, en el vestíbulo de la sede de la Autoridad Portuaria de Las Palmas se pueden contemplar dos maquetas que por sí mismas representan momentos clave del puerto y del archipiélago: la irrupción de la alta velocidad marítima con el jet foil, que propició un cambio radical en las relaciones sociales entre islas; y la llegada del tráfico offshore con las plataformas petrolíferas, y su fuerte repercusión económica y laboral en el sector de la reparación naval.

Las maquetas del Deepwater Nautilus (plataforma de perforación submarina semi-sumergible de aguas ultra profundas, construida en 2000 para Transocean y representada en Las Palmas por Hamilton y Compañía) y del Princesa Dácil (buque tipo jet foil diseñado por la compañía Boeing que, de la mano de Trasmediterránea, navegó por primera vez en España en las aguas del Puerto de Las Palmas para unirlas con las de Santa Cruz de Tenerife el 8 de agosto de 1980).

La colección de maquetas que inicia aspira a convertirse en un pequeño reflejo de esa intrahistoria determinante que conforma la gran historia del Puerto de Las Palmas, para que sea visitada y conocida por la ciudadanía y sirva de inspiración a quienes quieran desarrollarse a nivel profesional a pie de muelle como sucedió el 26 de febrero de 1883, cuando la empresa británica Swanston puso la primera piedra del Puerto de La Luz que, 138 años después, se ha convertido en uno de los líderes del Atlántico bajo la marca comercial de Puerto de Las Palmas.